tristeza

navidadEsa cena, esa comida pantagruélica o esa reunión familiar en la que encontramos -cual magdalena de Proust- nuestros miedos, nuestros temores y nuestros conflictos no resulta tan apetecible como pueda parecer. ¿Por qué nos sentimos tan mal con la llegada de estas fiestas? ¿Por qué el cuerpo produce tanto malestar en fin de año?
bridget jonesInolvidable la escena del comienzo de El diario de Bridget Jones en la que su protagonista, tras apurar de golpe una copa de vino, interpreta All by myself, una de las canciones más tristes sobre la soledad que se hayan escrito nunca. Reflejaba desgarradamente esa incomprensible tendencia de las personas a revolcarnos en nuestras desgracias.
Me he pasado la mayor parte de estos últimos 30 días perdida en ese vacío que inunda el corazón y limita el pensamiento. He vivido 30 años en estos 30 días. Soy 30 años más triste. Me siento 30 años más sabia. Y podría seguir sumida en la nada, pero prefiero elegir la vida y el sentido.
Cuando se rompe una relación entramos en una espiral de desbordamiento de emociones que afectan a nuestra vida diaria. La idea de mudarte te confronta con la realidad de forma directa: tu relación se ha roto, lo que te puede producir cierta sensación de caos y un sentimiento de pérdida de rumbo en la vida.
Vete preparándote. Este lunes, 19 de enero, llega el 'Blue Monday', el día más triste del año, según una fórmula matemática
loteríaA la mayoría de nosotros, el 22 de diciembre nos pasará como al protagonista del anuncio, no habremos comprado el décimo premiado, pero no vendrá Antonio a regalarnos 399980 euros. Las emociones se contagian y, tras ver el anuncio, yo no quiero estar triste ni arrepentirme si no me toca el Gordo. A mí me gusta la alegría, y lo siento, alegría no es lo que me provoca el anuncio.
Equilibra. Si las hormonas te generan agresividad o nerviosismo, ten preparada una lista de actividades que provoquen en ti el efecto contrario: hacer deporte, quedar con amigas, salir al cine, irte a un Spa, fantasear y preparar una posible escapada...
La sensación de perder a un ser querido es distinta para todos. No valen los te entiendo o los sé lo que sientes, básicamente porque nadie ha perdido a mi tío. Por eso era mío y de nadie más. Agradezco las muestras de cariño, pero los tópicos y el pésame no hacen nada más que incomodar mi vela.
Influye en cómo nos relacionamos con las personas, en las decisiones que tomamos, en las elecciones que hacemos, en cómo nos sentimos y lo que esperamos del futuro. Es nuestro alma, la experiencia, los detalles... puede llegar ser nuestro mejor amigo pero también el peor enemigo.
No podemos obligar a estar a nuestro lado a una persona que no nos ama, ni podemos obligar a alguien a que nos quiera, pero sí podemos obligarnos a nosotros mismos a amarnos más, a estar pendientes de nuestro bienestar, de nuestra felicidad.