Trucos

Las de vino, barro o sudor nos traen de cabeza.
Es fundamental cocerlas antes en agua con abundante sal.
Mas sencillo, imposible.
Probablemente ni lo habías pensado.
Menos tiempo y más eficacia.
Volverá a estar como nueva.
No hace falta rascarse el bolsillo.
Nunca antes lo habrás tenido tan limpio.
Con las reformas adecuadas podrás sacarle el máximo partido a esta zona de la casa.