ultimatum

Límite, 48 horas. Ese es el plazo que el Ejército egipcio ha dado al Gobierno de Mohamed Mursi para que satisfaga las reivindicaciones