un-dia-en-la-vida-gay

2013-02-13-Undiaenlavidagay.jpgMi decisión de crear una familia, teniendo en cuenta que soy gay y estoy soltero, fue seguramente una mezcla entre la teoría de la bendita ignorancia y una auténtica locura, sin más.
2013-02-13-Undiaenlavidagay.jpgLas palizas eran continuas y no s√© si por mi aspecto endeble o por mi aire de sabelotodo, lo cierto es que tuve que lidiar, con tan s√≥lo ocho a√Īos, con un calificativo que, hasta ese momento, desconoc√≠a: marica.
2013-02-13-Undiaenlavidagay.jpgHay hombres de todo tipo. Los hay que tienen inseguridades y les preocupa que no se les perciba lo suficientemente masculinos. La barba no es lo que me convierte en un hombre, y la vagina no hace que sea menos hombre. El género está en nuestras cabezas.
2013-02-13-Undiaenlavidagay.jpgTuvo que pasar tiempo hasta que, harta ya de estar harta, fuera capaz un día de buscar una ayuda y lanzarme a ella: una dirección en la guía de teléfonos se materializó en una librería especializada en homosexualidad a la que mi ansiedad y mis pies llevaron, casi sin pensar. Y me quedé plantada, allí delante.
2013-02-13-Undiaenlavidagay.jpgFue un d√≠a en el coche, volviendo a casa con mi hija mayor. Esa tarde hab√≠a salido la palabra "gay" en una conversaci√≥n y aquello debi√≥ conectar alg√ļn cable suelto en su cabeza. Aprovech√© para explicarle que ser gay era precisamente eso, casarse con un chico siendo un chico.
2013-02-13-Undiaenlavidagay.jpgVivimos un período histórico reaccionario (con breves recesos progresistas) y hay que salir de este estado de cosas lo antes posible sino queremos que esto acabe muy mal, especialmente para colectivos como el LGTB o como las mujeres.
2013-02-15-Undiaenlavidagay.jpgTen√≠a 15 a√Īos, en la peque√Īa ciudad de provincias en la que nac√≠, una tarde, me siguieron hasta acorralarme y molerme a palos en un parque. Recuerdo el primer pu√Īetazo, que me tir√≥ al suelo y me hizo pitar los o√≠dos, a√ļn oigo "sucio maric√≥n, vamos a matarte, ¬Ņsabes que te vamos a matar, marica?".
2013-02-15-Undiaenlavidagay.jpgTodas las noches voy a dormir con una alarma de sirena, un extintor de incendios y una escalera de cuerda al lado de la cama, por si sufro otro atentado. Desde hace a√Īos, he sufrido cientos de atentados: c√≥cteles Molotov y ladrillos arrojados por las ventanas, tres bombas incendiarias y una bala a trav√©s del buz√≥n.