una-palabra-mia

Alfredo Pérez Rubalcaba no se cree omnipotente, sino que se reconoce un pecador ocasional del lenguaje. Y Mariano Rajoy se