urkullu

Gallegos y vascos tienen claro su futuro a cuatro años. A nivel nacional, estos resultados ni alteran ni despejan la bruma a corto plazo, pero hacer soplar el viento hacia las urnas en diciembre. Mariano Rajoy puede fumarse un puro confiado en que una nueva cita electoral le ayudará a sumar diputados. Eso, o que el PSOE estalle antes: ese escenario ya no es tan descabellado. Pedro Sánchez ve cómo su apuesta por el no es no pierde fuelle: ha conquistado a la militancia pero no a los votantes.
podemosLas encuestas parecen abrir espacios también para un posible Gobierno de izquierda apoyado en el Parlamento Vasco por Podemos, EHBildu y PSE con una mayoría cómoda de 40 escaños. Pero esa posibilidad se esfuma en tanto que el PSE debería explicar en clave española su posible acuerdo con el apestado Otegi.