visibilidad-lesbica

La fotógrafa Sara Merec ha lanzado esta publicación para ayudar a un colectivo con menos presencia mediática que el masculino.
lesbians walkingEl costo real de salir del armario (en un país donde no sea castigado con la cárcel o la muerte) casi nunca es tan significativo. En el peor de los casos, te sacas de encima a la gente que no te quiere como eres, sino que sólo te quiere bajo sus condiciones: que seas lo que ellos quieren.
sandra barnedaSandra, no puedo emocionarme con tu discurso. Espero que algún día termines de hablar claro. No porque nadie te obligue, sino porque te nazca de forma natural. Igual que espero que Elena Anaya dedique otro Goya, ya no a su amor, sino a su novia, a su esposa o similar. Simplemente espero que en algún momento seas una lesbiana visible y bien orgullosa de esa etiqueta que no has elegido. Como muchos lo somos. Y sí, basta ya de armarios. Pero de verdad de la buena. Desde el máximo respeto te lo digo.
Si va usted a salir del armario, hágalo cuando sea feliz, cuando se encuentre bien consigo mismo, cuando sepa quién es. O incluso, cuando no sabiendo qué o quién es, sepa perfectamente quién no es. Dé esperanza a los que no la tienen ya. Piense en Uganda, Rusia. En Rebolledo Alto de los Montes. Le están esperando.