Vivian Maier

A mediados y finales de los 50 en Norteamérica Vivian Maier era una niñera más del montón. No destacaba por ser cariñosa
expo vivian maier © Fundación Canal Mientras uno ve alguna de las más de cien fotografías de Vivian Maier que se exponen estos días en la Fundación del Canal de Isabel II, en Madrid, se pregunta cómo pudo esta señora morir en la indigencia después de haberse pasado décadas retratando la América urbana con un lenguaje propio y una perseverancia inaudita.
vivian maier documentaryEl cine siempre está dispuesto a sorprendernos desenterrando los más curiosos fenómenos de la historia. Hace un par de años encontré una cinta titulada Finding Vivian Maier (2013), dirigida por John Maloof y Charlie Siskel, gracias a la cual pude descubrir, y desde entonces admirar, a una gran artista para mí del todo desconocida. La historia, como la de otros documentales sorprendentes de última generación (léase Searching for Sugar Man o incluso Stories We Tell), nos habla de todo un hallazgo, el que realiza un joven investigador en una subasta local.
© Vivian Maier/Maloof Collection, Courtesy Howard Greenberg Gallery, New York La Rollefiex, que llevaba siempre colgada, le
profeVivian Maier era una mujer alta, un tanto desgarbada y caminaba, según cuentan quienes la conocieron, como si desfilase en una marcha militar. Tenía un trabajo de niñera. Y una afición secreta: la fotografía. Le gustaba fotografiar a la gente normal y corriente, a los niños al aire libre y a las personas marginadas o golpeadas por la vida.
Artistas cono Van Gogh o Kafka lucharon por que su obra se reconociera y no lo lograron hasta después de su muerte. El caso