vladdo

Dada su brillante trayectoria parlamentaria y su incuestionable rectitud, muchos bogotanos -incluido el autor de estas líneas- confiamos en la capacidad y el liderazgo del nuevo alcalde para encontrarle una salida a ese laberinto de confusión, saqueo y desgobierno en que estaba la ciudad.
Consumado jugador de póquer, Santos es un hombre al que le gusta correr riesgos. Como sucesor de Uribe, decidió cambiar la baraja y jugarse a fondo por la paz. Y, contra la voluntad de su antiguo jefe, inició un proceso de diálogo, que empezó en firme en diciembre pasado y que ha generado muchas críticas y no pocas suspicacias.
En medio de la crisis, los dirigentes pol√≠ticios suelen elaborar sesudas f√≥rmulas para supuestamente rescatar a los menos favorecidos, a los m√°s necesitados; sin reconocer en ning√ļn momento que son ellos mismos quienes han empujado a miles, a millones de familias, al abismo de la miseria y de la desesperanza.
Desde hace una semana, cuando se supo que la foto de Ch√°vez publicada en el diario madrile√Īo El Pa√≠s era falsa, he sentido una tristeza inmensa. No s√≥lo como colega, sino tambi√©n como lector y como ciudadano. Dicha circunstancia ha hecho que m√°s de uno se regodee con este tropiezo, olvidando que es algo que a cualquiera le puede pasar.
Aunque s√© que en medio de la sensibilidad (o la sensibler√≠a) nacionalista que invade los √ļltimos d√≠as a tanto colombiano, estos p√°rrafos podr√≠an motivar a m√°s de uno a declararme persona non grata en mi propio pa√≠s, creo que lo que ha ocurrido con Nicaragua es m√°s justo de lo que muchos creen.