BLOGS
22/11/2018 07:19 CET | Actualizado 22/11/2018 07:19 CET

Si las vas a contar, cuéntala bien

Una mujer, durante una protesta contra la violencia machista.

Quizás ya se entendió que decir "crimen pasional", no está bien. Pero, una crónica relata: "Según el expediente, luego las llevó al piso de arriba y obligó a su amiga a sentarse en su cara. Ella se resistió a los gritos y él le pegó con la culata del arma y luego abusó de ella". Eso sí, la crónica utilizó en todo su relato la palabra: Feminicidio. Sin embargo, no es suficiente.

Se sabe que las palabras a veces son mensajes por si solas, hay construcciones que hacen al campo semántico y que pueden desvirtuar la calidad de ese mensaje. A diario, se evidencia que muchos encuadres periodísticos continúan alimentándose de elementos de muy baja calidad para la construcción de las noticias de los casos de violencias machistas. Por eso es que propongo algunos aportes para mejorar las narrativas. Porque creo que hay aspectos que no se terminan de entender en las violencias hacia las mujeres. Porque es necesario seguir subrayando que la construcción de las noticas de violencias machistas debe tener un encuadre de derechos humanos.

En nuestro rol de periodistas, nos hemos preguntado si el hecho de contar detalles de un expediente judicial ¿aporta algo a la sociedad? Se sabe que el expediente judicial es esencial para el accionar de la justicia, pero no está pensado para la difusión masiva. Entonces, ¿por qué lo hacemos?

Por otro lado, cuando conseguimos que un violento/feminicida nos otorgue una entrevista, ¿cómo la encuadramos? ¿Es correcto concurrir a ese encuentro para oír la "otra versión del hecho"? ¿Existe el efecto imitación cuando se difunde el modus operandi de un feminicidio?

Estos son algunos de los puntos que contempla la propuesta de Para Contarla Mejor. En definitiva, son aportes para seguir puliendo el humanismo. Ese humanismo que, a veces, se adormece sea por la presión de los tiempos o por límites de la línea editorial.

A la vez que en estos tiempos donde las noticias se viralizan hasta llegar al hastío, es bueno que el periodismo medite sobre la importancia de no colaborar con los backlashes (contragolpes) que persiguen objetivos intencionados y disciplinadores. Estos backlashes se basan en establecer idearios falsos que luego pululan y se reproducen con mucha facilidad y se los puede ver en la difusión de datos no verificados, fake news o en el establecimiento de mensajes confusos, como: "violencia de género al revés", "las mujeres hacen falsas denuncias".

El exdelegado del Ministerio de Igualdad de España, Miguel Lorente, subraya que las expresiones machistas "son fácilmente rechazadas, pero éstas no podrían contar con el espacio que aún tienen si el posmachismo no generara esa confusión en la conciencia y distorsión en la mirada". El posmachismo en los medios camina por lo bajo y muy sagazmente, creando grietas con mensajes engañosos

Para Contarla Mejor es una propuesta para seguir cambiando los frames de las noticias sobre violencias machistas, porque una noticia bien encuadrada no solo puede informar, sino que previene y contribuye a salvar vidas.

Puedes descargar la propuesta Para Contarla Mejor en este enlace.