BLOGS
14/10/2018 09:31 CEST | Actualizado 14/10/2018 09:31 CEST

Bob Dylan en Formentera

AFP
Bob Dylan, en una imagen de archivo.

(Por Pablo Burgués)

Uy, uy, uy, uy de lo que me acabo de enterar amigas... Pues resulta que Bob Dylan, el cantante ese de bigotín y sombrero a lo Tío Pepe, estuvo por Formentera a finales de los años 60. ¿Qué cómo es posible que semejante urbanita neoyorquino acabase en una isla perdida del mediterráneo? Pues siéntate paquí que yo te cuento:

Dylan nació en Minnesota el 24 de mayo de 1941 y fue bautizado como Robert Allen Zimmerman. Pero aquel nombre nunca le pareció lo suficientemente chingón al chaval, así que al poco de llegar a la universidad se lo cambió por el de Bob Dylan (en homenaje al poeta irlandés Dylan Thomas). Su primer disco salió al mercado en 1962 y como diría Paulo Coelho: el colega se comió un cagao como la manga de un abrigo. Un año más tarde vio la luz su segundo trabajo, el cual incluía la mítica canción Blowin' in the Wind y ahí sí que lo petó pero bien.

Desde ese momento la vida personal y profesional del artista se volvió una auténtica locura. En tan solo cuatro años grabó cuatro discos (uno de ellos doble), hizo una interminable gira mundial, estuvo liado con Joan Baez, se casó con la modelo y chica Playboy Sarah Lownds, tuvo un hijo, se enganchó varias veces a la heroína y como traca fin de fiestas, el 29 de julio de 1966, tuvo un terrible accidente de moto que a punto estuvo de dejarlo cacahuete.

El cantante se fracturó varias vértebras cervicales, lo que le obligó a frenar en seco su carrera y su vertiginosa vida social. Y digo yo que menos mal, porque si el tío llega a seguir un par de meses más a ese ritmo deja preñada a Isabel II de Inglaterra, inventa Google y le pone letra al himno de España.

Hay quienes afirman que uno de esos "repulsivos" era el ahora Premio Nobel de Literatura Bob Dylan

Tras aquel accidente, Dylan estuvo dos años desaparecido y es justamente en este periodo de cuando se rumorea que estuvo viviendo de incógnito en Formentera. Y es por aquel entonces la isla estaba muy pero que muy de moda entre los hipster, hasta el punto de que en el verano de 1968 se llegaron a contabilizaron 1.300 melenudos (frente a una población local que no superaba los 3.000 vecinos).

Ante semejante invasión peluda las autoridades regionales enviaron un escrito a la policía de Formentera que decía así: «Ante la presencia bastante numerosa en estas islas de extranjeros y nacionales de los denominados beatniks, llamando la atención del público en general, con aspecto repulsivo, desaseo en sus atuendos, conducta antisocial e irresponsabilidad económica, se hace preciso proceder a su identificación... con el fin de expulsarlos».

Pues bien, hay quienes afirman que uno de esos "repulsivos" era el ahora Premio Nobel de Literatura Bob Dylan... Sin embargo hay otros que aseguran que esa mentira no es verdad... ¿Quién de ellos tiene la razón? Pues mira, si te portas bien lo mismo la semana que viene te lo cuento.

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d'aquí

PULEVA PARA EL HUFFPOST