BLOGS
20/05/2018 11:51 CEST | Actualizado 20/05/2018 11:51 CEST

Breve historia de Ibiza (1ª parte)

Fenicios, romanos, bizantinos, árabes, cristianos, Pocholo y David Guetta han dominado Ibiza a lo largo y ancho de su historia. Su privilegiada situación geográfica, a medio camino entre África y Europa, pronto la convirtió en objetivo estratégico de las principales civilizaciones de la antigüedad. Poco a poco la isla pasó a ser considerada una especie de Pau Gasol de las conquistas mediterráneas, un ala pívot perfecto desde el que repartir juego (y bien de bofetones) hacia las diferentes poblaciones situadas en las costas africanas y europeas.

El primer equipo en hacerse con los servicios de este "Rookie del año del Mediterráneo occidental fueron los fenicios. Estos señores, originarios de la zona del Líbano (o de por ahí), han pasado a la historia por inventar del comercio marítimo, el alfabeto y el concepto chaletacoquetemueresfrentealmar. Muestra de esto último son las ruinas situadas en los acantilados de la paradisiaca playa de Sa Caleta y que allá por el siglo VII a.C. fueron un exclusivo y eco-friendly poblado fenicio.

Al parecer, el lugar fue abandonado sobre el año 645 a.C cuando sus habitantes hartos de vivir aislados y tener que pillar el caballo incluso para ir a por el pan decidieron mudarse unos kilómetros hacia el este, donde fundaron la díscola y animada ciudad de Ibosim (actual Ibiza).

Otra cosita buena que nos dejaron los fenicios fue la necrópolis de Puig des Molins, declarada junto con el yacimiento de Sa Caleta Patrimonio de la Humanidad en 1999. Si, ya sé que lo que estás pensando, que a estos de la Unesco últimamente se les está yendo un poco la pelota con esto de los premios y que como sigan a este ritmo pronto va a haber en el mundo más sitios Patrimonio de la Humanidad que de los otros. Sin embargo, doy fe de que en este caso el lugar se merece dicho galardón.

Se trata de una impresionante montaña/queso de Gruyer completamente agujereada por más de 4.000 pequeñas y no tan pequeñas cuevas talladas a mano en la roca. En el interior de las mismas los fenicios, y más tarde los cartagineses y los romanos, estuvieron enterrando a sus muertos durante más de diez siglos (mil años para los que sois de letras). Así que si te mola el rollo sarcófagos, figuras de dioses, animales sagrados y demás apichusquis relacionados con la antigüedad y el más allá, no dudes en hacer una visita a Puig des Molins porque te lo vas a pasar pirata.

El siguiente pueblo en hacer de Ibiza su centro de operaciones militares fueron los Cartagineses, uno chavales no tan culturetas como los Fenicios pero eso sí, repartían estopa con tanto salero que daba gusto verlos invadir. Pero todo esto y mucho más te lo contaré la semana que viene aquí, en el blog posiblemente más divertido y seguramente menos veraz de las islas Pitiusas.

Continuará...

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Esta historia se publicó originalmente en mi blog Typic d'aquí

íguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs

ESPACIO ECO