BLOGS
11/02/2019 07:29 CET | Actualizado 11/02/2019 07:29 CET

Olor a pies

Pepe Vera

Salvar el mundo constantemente es agotador, se suda la gota gorda. Alguien debe hacerlo, salvar tu propio mundo siempre en peligro y constante amenaza. Nadie lo hará por ti, ni mejor que tú.

Pero un súper-héroe no puede salvar el "Mundo Libre" entero en un solo día. Hay que dosificar el esfuerzo requerido para el duro trabajo de alzar la bandera de la justicia mundial. Hay que sudar mucho la camiseta de la libertad universal, aunque luego te huelan los pies a hipocresía.

Donald Trump es el defensor de la libertad y de la democracia. Eso sí, con su mano en el coño de alguien. La primera vez que los Estados Unidos invadió un territorio extranjero fue en 1775, parte de Canadá. La anexión de territorios vecinos continuó con México en 1846. Texas, Nevada, Arizona, Nuevo México, Utha y California eran parte de México.

Vladímir Putin es también un gran defensor de los valores democráticos. Pregunten a las Pussy Riot, bueno es otra manera de poner la mano en el coño de alguien. Donald y Vladímir, iguales pero distintos. Rusia invadió la península de Crimea en 2014, la adhesión al estado ruso fue en 2015. Ucrania, país soberano, no fue defendido por el resto de democracias mundiales.

Israel se expandió tras su invasión del territorio palestino y lo sigue haciendo actualmente con Gaza y Cisjordania. Antes ya había movido sus fronteras con zonas de Siria, Líbano y Egipto.

Con el tema del Tíbet nadie se atreve a estornudar frente al gigante dragón rojo. La República China es Popular, no Democrática.

La ONU, ese organismo nada democrático en si mismo, autorizó la fraudulenta Guerra del Golfo. En 2003 Bagdad fue bombardeada de noche. Las toneladas de bombas sobre la ciudadanía anunciaban con pirotecnia asesina el inicio de la búsqueda de las inexistentes armas de destrucción masiva.

No hay gritos al aire en la atmósfera ética internacional para ninguna "pussy riot" rusa, chechena o saudí, ni para los tibetanos, ni para los saharauis o palestinos. Nadie saldrá al paso por ellos. No habrá presiones internacionales en su defensa. No habrá amenazas ni tropas para salvarlos de la injusticia. Ahora no toca, hoy toca ser demócrata con otro.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

EL HUFFPOST PARA IKEA