BLOGS
18/01/2019 08:57 CET | Actualizado 18/01/2019 09:00 CET

El cascarón de Pablo Casado a la caza de contenidos

Agencia EFE
El presidente del PP, Pablo Casado.

Un cascarón grande, vestido de gala para dar espectáculo, pero vacío de ideas. Ese es el riesgo de la convención del Partido Popular durante este fin de semana, convertirse en un acto tan antiguo y cumplidor del refrán mucho ruido y pocas nueces (siglo XVI). "Es un encuentro para orientarnos, ver hacía dónde va el barco. Es el Consejo de Redacción que se reúne para dar los titulares", subrayan desde el equipo de Pablo Casado. La principal carnaza la proporcionarán las diferencias en los discursos de Aznar y Rajoy; las cargas contra el independentismo catalán y Pedro Sánchez; las víctimas del terrorismo y la economía. La mujer y la violencia de género quedan relegados a un segundo plano.

"La organización ha estado directamente supervisada por Pablo, es él en estado puro. Se ha tomado esto muy en serio y no ha dejado que metiera el cazo nadie más. Incluso lo ha llevado con cierta discreción con respecto a nosotros". Nosotros es el equipo del presidente del PP, donde reconocen que lo más delicado ha sido encajar a los dos expresidentes, Aznar y Rajoy. Ambos van a referirse a los 30 años de historia del partido, que se cumplen el domingo, y la lectura de cada uno de ellos se examinará con lupa.

"Será mucho más interesante lo que diga Rajoy. Aznar, sintiéndose el padre ideológico de tres criaturas como Casado, Rivera y Santi Abascal, sentará cátedra con la pompa acostumbrada. Pero es que Rajoy no ha dicho prácticamente nada desde que se fue", apuntan otras fuentes populares, que aún no salen de su perplejidad ante la falta de cortesía de Casado. "No ha invitado a los sorayos -tampoco a Cospedal- para marcar territorio y enviar mensaje claro de distancia, pero se suponía que era un chico educado", añaden. Pero las criticas han llevado a la rectificación este mismo jueves, y finalmente, Soraya Saénz de Santamaría acudirá con Rajoy.

Andrea Comas / Reuters
Imagen de archivo de Soraya Sáenz de Santamaría, Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal.

Las mujeres, segundonas

Entre las mujeres del PP que siguen preocupadas la evolución de Casado y Teodoro García Egea respecto a las políticas sobre violencia de género, pero que susurran y no levantan la voz, no ha pasado inadvertida la mesa redonda que a las 18.30 del sábado abordará el asunto. El padre de la asesinada Mari Luz, Juan José Cortes, y la madre de Sandra Palo (también asesinada), Marimar Bermúdez, serán los protagonistas, con la prisión permanente revisable sobre la mesa.

Blanca Hernández, exdelegada para la Violencia de Género, es la esperanza de algunas féminas populares. Hernández conoce perfectamente los datos de violencia de género, ha escrito en profundidad sobre el asunto no hace mucho tiempo, y está capacitada para enfocar con cifras reales el problema de la violencia de género entre los jóvenes y los estratos más desfavorecidos. "Otra cosa es que la dejen y sea oportuno. O incluso que ella quiera dar esa batalla, tras la presión de Vox sobre Egea y Casado", sentencian las mismas fuentes. La mesa, titulada Defendemos una legislación eficaz contra la delincuencia y la violencia contra las mujeres será moderada por Ignacio Cosidó, ex director general de la Policía. El hecho de cruzar delincuencia con violencia ya desvirtúa el contenido y da pistas sobre la orientación que busca el equipo de Casado.

Para copiar ideas

En cuanto a los referentes ideológicos, los oradores a los que habría que escuchar con atención para saber con qué mimbres piensa rellenar la nueva cúpula del PP su ideario (eso que han dado en llamar "rearme ideológico"), entre el equipo del presidente del partido destaca a Johan Norberg, el ensayista sueco y anarquista en sus orígenes, esperanza del liberalismo ultra en la actualidad. Un liberal que se ha sumado al movimiento de los "nuevos optimistas", algo que encandila a los cuarentones del PP que rodean a Pablo Casado.

Norberg, 45 años, atildado y de aspecto muy sueco, se dio a conocer en el 2001 por su libro, En defensa del capitalismo global, pero es presentado en la convención como "autor del best seller Progreso: Diez razones para mirar el futuro con optimismo", que según la confesión de alguno de los actuales miembros del PP, aún reposa en sus mesas a la espera de ser leído en profundidad. Eso sí, lo han ojeado. En parte, Norberg es a los modernos optimistas de Casado lo que Owen Jones en su momento a los de Podemos, salvando las enormes distancias en los contenidos.

Johan Norberg.

Hay otra aportación sueca en la convención, también orientativa. Se trata de la catedrática de Educación Inger Enkvist, una veterana de las aulas que reniega de la nueva pedagogía, a favor de la educación más tradicional y recuperando la autoridad del profesor y la disciplina.

Los otros "referentes" a escuchar por los 4.000 asistentes al encuentro para rellenar con nuevas ideas tantos huecos vacíos son Manfred Weber, el candidato a la presidencia de la Comisión Europea y a quien Casado cuida con mucho mimo; y por supuesto, Mario Vargas Llosa, que junto a Aznar y Rajoy, esperan que les proporcione esos headlines que necesitan los convocantes de este Consejo de Redacción.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs