BLOGS
08/10/2014 14:39 CEST | Actualizado 08/12/2014 11:12 CET

El ébola infecta la estrategia electoral de Rajoy

2014-02-06-20131023sesioncontrol.jpgEl ébola y la imputación de Rato por las tarjetas negras se han cruzado en el camino de la recuperación económica, que es el principal activo de Rajoy para mantenerse en la Moncloa, tal y como reconoce uno de los principales ministros del Gobierno.

El ébola y la imputación de Rato por las tarjetas negras se han cruzado en el camino de la recuperación económica, que es el principal activo de Rajoy para mantenerse en la Moncloa, tal y como reconoce uno de los principales ministros del Gobierno en off the record: "El ébola es lo más preocupante con mucho, salvo que se controle de forma inmediata y se quede en un solo caso. Pero hemos cometido errores, se nos fue la mano cuando pasamos un centro como el Carlos III a la Comunidad de Madrid. Sin embargo, las tarjetas black son un riesgo sistémico -que a quien más hiere es a partidos de izquierdas- aunque la imputación de Rato da otro valor al asunto".

La estrategia electoral avalada por el espaldarazo del FMI peligra seriamente. El turismo, un sector que está jugando un papel esencial en la recuperación, puede quedar muy tocado con el primer caso de ébola en un país de Europa. Ayer mismo, aerolíneas y empresas hoteleras sufrieron una bofetada bursátil y el temor a "las terribles consecuencias de que el Sun o cualquier otro tabloide británico advierta del riesgo de viajar a España nos tienen en vilo", tal y como advierte un empresario del sector turístico, notablemente preocupado por la gestión del Gobierno y la manifiesta dificultad de la ministra Ana Mato para resultar convincente.

Hoy, en los pasillos del Congreso, ni Cataluña ni la corrupción nacional tienen cabida en los corrillos más que de pasada. Son los escasos diputados médicos los protagonistas del día, pese a los mensajes de tranquilidad de la ministra y el presidente. Gaspar Llamazares, uno de los facultativos que se sientan en el hemiciclo, denuncia que llevan pidiendo la comparecencia de Mato desde hace dos meses y que, a pesar de que ahora ella misma ha pedido dar explicaciones, lo cierto es que está dejando pasar el tiempo sin poner una fecha. Llamazares opina como muchos ciudadanos, que el origen del problema fue repatriar a los dos religiosos sin tener preparado un centro de referencia. Como dice el refrán, por la caridad entra la peste: "En un principio se pensó ingresarlos en la Paz, pero meter el virus en un hospital con más de mil camas era tal locura que acabaron preparando una planta en el Carlos III de un día para otro. La repatriación ha sido una operación a medio camino entre la machada -no vamos a ser menos que los americanos- y ese sentido religioso de la caridad de que presume el Gobierno".

El médico socialista, José Martínez Olmos, especialista en medicina preventiva y salud pública, se muestra muy prudente después de reunirse ayer con Pedro Sánchez, que como hemos podido comprobar, había pactado con Rajoy el cambio de la pregunta de la sesión de control sobre el paro por una del ébola, apelando al sentido de Estado de los dos partidos mayoritarios. "No creo que el ébola vaya a interponerse en el camino del Gobierno. Desde el punto de vista de la información pública, hay muchas preguntas sin respuesta, aunque desde el ángulo médico, confío en los profesionales. Hay que determinar si se ha producido un fallo en el protocolo". A Rubén Moreno, diputado popular especializado en Patología Molecular, que ha trabajado "siete años en Washington", le sale la vena patria al justificar los pasos seguidos en la gestión de la crisis del ébola. "Todo nacional espera ser repatriado, y es una obligación repatriar a una persona que no va a poder ser atendida como es debido en otro país. Un médico nunca da por perdida una batalla. Esto no le va a pasar factura al Gobierno, porque lo ha hecho y lo sigue haciendo bien. Soy optimista con el caso de la auxiliar, porque está en los primeros estadios y, aunque no hay cura, sí que existe tratamiento, como el empleo de ARN de pequeño tamaño para bloquear el virus, aunque sea experimental".

Las multinacionales farmacéuticas deben tener la esperanza de que este y otros tratamientos no sean tan efectivos como desea Moreno. Desde que el primer caso de ébola aterrizó en Estados Unidos, las acciones de las compañías fabricantes de las vacunas no dejan de acumular subidas en las bolsas. Los ricos occidentales sí que podrán pagar su coste, por elevado que sea. "La falta de interés de la industria por las enfermedades infecciosas y agudas es un problema de los Estados a nivel mundial, pues las farmacéuticas están centradas en las enfermedades crónicas, que son mucho más rentables" remata Gaspar Llamazares.

APRENDE A USAR TU DINERO