BLOGS
04/07/2018 19:03 CEST | Actualizado 04/07/2018 19:10 CEST

El PP se juega no volver a gobernar en años

AFP/Getty Images

La velocidad y ferocidad del tiempo es tal, que no hay suficientes momentos para pararse a pensar que el Partido Popular quizá este corriendo hacía su cueva más profunda. Empujado por las mismas prisas que le llevaron a precipitarse en la convocatoria de la moción de censura, el resultado de la primera vuelta de las primarias de este 5 de julio puede arrojarle a dejar de ser una opción de Gobierno, como ha lanzado el cenizo de Aznar. Por más cenizo que sea.

Dicen en Génova y sus alrededores que el expresidente no puede resistir que ninguno de los "tres chunguitos" le haya reclamado su apoyo (solo Casado ha sido más tibio, asumiéndolo incluso como un activo, pero con la boca pequeña) temiendo que de verdad sea un veneno. El hecho es que a escasas 48 horas del examen con los militantes, llegó el ex presidente para volver a meter el dedo en los ojos de los dirigentes de su antiguo partido y, si pudiera, hundirlos hasta el nudillo en las cuencas de Rajoy.

"Lo cierto es que el PP está muy mal. Pero no es de ahora ni tiene que ver con las primarias. Lleva un año perdiendo votos"

"Lo de este hombre (Aznar) es increíble. Al poco tiempo de irse del Gobierno, Rato -del que aún no conocíamos cómo acabaría- hablaba un día con Trillo, diciéndole que Aznar había mutado. Y Trillo, más peligroso, le discutía que no, que siempre había sido así y nosotros nunca nos habíamos dado cuenta. Creo que también está celoso por la elegancia con que se ha ido Rajoy", explica un dirigente senior del Partido Popular, no tan irritado como dolido por las declaraciones del expresidente en Onda Cero. "Yo no estoy de acuerdo para nada con él. Vamos a pasar dos años muy duros, pero remontaremos. Los militantes y votantes de este partido son menos llorones y maledicentes que nosotros".

EFE
Cospedal hace campaña en Plasencia, Cáceres.

Está claro que de optimismo intentan vivir jóvenes y maduritos populares, pero los hechos son tozudos y los acontecimientos de este mes de julio no van a hacer nada más que incidir en lo que ha venido sucediendo desde hace un año. "Lo cierto es que el PP está muy mal. Pero no es de ahora ni tiene que ver con las primarias. Lleva un año perdiendo votos. Entre los menores de 65 años también, solo se mantiene entre los mayores de esa edad. Tiene una mala imagen, así que algo de razón tiene Aznar en estar preocupado", explica Belén Barreiro, directora de la empresa demoscópica MyWord.

"En estos momentos el PSOE tiene el 25% de los votos, Ciudadanos el 23% y el PP está en el 18%

La sentencia del Caso Gürtel, la moción de censura perdida y ahora solo el 7,6% de esos presuntos 800.000 militantes que tenían y que son los que van a ir a votar, "cuando llevan años alardeando de que son incluso el partido de Europa que más militantes tenía, lleva a pensar en que lo que escribió Sebastián Lavezzolo de que el PP es el adversario de sí mismo, como en la novela de Emmanuele Carrére (El Adversario), es cierto", añade Barreiro.

La ejecutiva de MyWord no se atreve a dar datos de cómo están las cosas estos días en los sondeos, pero sí confirma como posiblemente acertados los que lanza su colega, Ignacio Urquizu. El politólogo, demóscopo y diputado del PSOE, ha visto datos en los que "en estos momentos el PSOE tiene el 25% de los votos, Ciudadanos el 23% y el PP está en el 18%. Así que lo que vaticina Aznar puede suceder si las primarias salen mal. Aunque estos datos son coyunturales y hasta en parte lógicos -la división interna siempre se penaliza-, es para pensárselo. Corren riesgos serios" añade el diputado, para quien no es precisamente una excelente noticia que el PP esté corriendo hacía el abismo o la cueva oscura, teniendo en cuenta que el más favorecido sería Ciudadanos, el partido que quita votos a los populares y socialistas.

Es obvio que quien quede fuera -Soraya o Cospedal- apoyará con todas sus fuerzas a Pablo

Mucho menos pesimista es uno de los grandes estrategas de Génova, quien mantiene que "las encuestas a los votantes del PP no valen estos días para tener una sensación fiable de cómo pueden ir las primarias. Solo un 0,8% son compromisarios y hay 22.000 concejales, asesores y mucho aparato. Claro, que también hay suficiente militante sin cargo que puede hacer que se decante la balanza. Mi sensación es que para la segunda vuelta quienes más opciones tienen son Pablo y María Dolores. Cuanto más te alejas de Madrid y más dependes de la tele, más opciones tiene Soraya. Este sistema beneficia al aparato. Si termina ganando Casado, podría pasar lo mismo que le sucedió al PP con la moción de censura, que las prisas le lleven a resultados que no esperaba".

EFE
Casado, durante el anuncio de su candidatura, en Madrid.

Lo de "si termina ganando Casado" se ha convertido en un latiguillo en los últimos días entre varios sectores del partido, entre otras cosas porque en caso de empate o escasa diferencia, es obvio que quien quede fuera -Soraya o Cospedal- "apoyará con todas sus fuerzas a Pablo para que la otra no tenga ni agua", reconoce un dirigente de Génova. El odio entre ambas mujeres se ha exacerbado en los últimos días.

La cuestión es quién es el mejor candidato para frenar esa carrera hacía la nada

Es precisamente esa enemistad y la compleja situación en la que se encuentra el partido, la que puede castigarles mirando al rincón más oscuro. "En circunstancias extremas, las organizaciones, los partidos, a veces caminan a una situación en la que priman primero los intereses de cada grupo y los personales, porque están desesperados y cada vez queda menos para repartir. Y cuando se ponen en ese camino, la presión les lleva a cometer errores como ya hemos visto en otros partidos de la UE y aquí", analiza Barreiro. Ese sería el terreno que abonaría la tesis de Aznar de la necesidad de refundación, si no quieren pasar a ser un partido sin opciones de gobierno durante lustros.

La cuestión es quién es el mejor candidato para frenar esa carrera hacía la nada. Y aquí las contradicciones son obvias entre los populares. Para un veterano dirigente popular, "Casado sería el mejor. No está maduro, pero el PP no va a volver a gobernar en cinco o seis años, así que tendrá tiempo de aprender y madurar. Por el contrario Soraya, que sería mi segunda opción, tiene en contra no solo el hecho de que nunca ha dado la cara en los casos de corrupción y la mala gestión de que la acusan en Cataluña -que yo creo que es injusta-, sino que para el militante del PP de toda la vida, es poco fiable. Eso de que se casara por lo civil en Brasil y que tenga opiniones progres sobre temas de mujeres e incluso apoye el aborto, no gusta al clásico de este partido. Casado encarna mejor los valores. A Cospedal, es que ni la contemplo. Es 'doña Perfecta' y no cae bien, pero tiene el aparato y eso es clave".

Villegas: "Quien salga de las primarías no va a crear un nuevo partido, el PP es el PP y tiene que purgar un montón de casos de corrupción"

Desde fuera de esta refriega, Belén Barreiro recuerda que en el último barómetro que hizo para la SER, entre los votantes del PP aparecían empatados Soraya Saénz de Santamaría y Alberto Núñez Feijóo. "Fue hace unas semanas y no preguntamos por Casado, porque no sabíamos que se iba a presentar. Pero Cospedal estaba lejos de Santamaría y Feiojóo. Recuerdo también que Soraya, entre esos mismos votantes populares, era la preferida entre los menores de 45 años y las mujeres. No sé bien como recortaría Casado ese voto entre los jóvenes", puntualiza la demóscopa, quien reconoce que para el Partido Popular una mujer candidata tiene un plus en estas circunstancias.

EFE
Sáenz de Santamaría, en Zaragoza.

En eso está de acuerdo José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos: "Una mujer cabeza de cartel por lo menos sería una novedad, como concepto aislado, pero eso solo no va a ser suficiente". Según lo ve él, "tienen un problema difícil pero quien salga de las primarías no va a crear un nuevo partido, el PP es el PP y tiene que purgar un montón de casos de corrupción. Le queda transitar por un camino duro y ninguno de los tres candidatos le va a dar la vuelta a la situación como para que el electorado piense que es un partido moderno y reformista. A ver cómo acaba Casado con la universidad, Cospedal con los papeles de Bárcenas y el diferido o Soraya, que ha sido responsable de la gestión en Cataluña, de que no se encontraran las urnas y de lo que pasó el 1-O. Cada uno tiene su mochila". Lo cierto, es que Inés Arrimadas en Cataluña es la prueba de que una mujer tiene tirón entre un votante más joven, justo los que se resisten tanto al PP.

Que ganase una mujer, se llame Soraya o María Dolores "sería un golazo de los populares"

Un estratega político de Génova, que ruega no ser citado, incide en el hecho de tener una candidata femenina. "Si lográramos que saliera una mujer, sería un valor importante. En los debates electorales, donde todos los candidatos son masculinos, al dirigirse a una mujer estarían encorsetados, tiesos. Porque tenemos miedo de que ante cualquier desliz, nos acusen de machistas".

Es decir, que ganase una mujer, se llame Soraya o María Dolores "sería un golazo de los populares". "En un momento en el que desde la izquierda nos volcamos con el feminismo y sus luchas, que aparezca la derecha con una mujer como primera candidata a la presidencia del Gobierno podría contribuir a alejarles del abismo". reconoce otro de los politólogos consultados.

Y mientras, Ciudadanos, el primer favorecido por las peleas chungas del PP, observa la situación....