BLOGS
30/10/2018 18:00 CET | Actualizado 30/10/2018 18:03 CET

La venganza de Tezanos

Agencia EFE
José Félix Tezanos, presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

El presidente del CIS ha puesto en pie de guerra a los demóscopos de este país. Y esta vez no es por la ventajosa posición que otorga al PSOE en intención de voto al no cocinar los datos. Es que José Félix Tezanos contempla que España salga de la Encuesta Social Europea (ESS en sus siglas en inglés), cuyos datos son tan preciados como el oro para quienes se dedican a medir los comportamientos de la sociedad entre los países europeos.

En opinión de los expertos, es una muestra imprescindible para los gobiernos y los profesionales, que se llevan las manos a la cabeza. "Esto es mucho más grave que lo de no hacer cocina y convertir los barómetros en mensuales", explica, indignado, un relevante sociólogo. La encuesta es muy cara -obliga a los países participantes a idéntica terminología y preguntas-, pero los analistas sostienen que es mucho más importante que los 500 encuestados más que ha incluido el CIS en sus barómetros. Algunos no descartan que sea la venganza de Tezanos contra un sector -el de los demóscopos y los medios- que no le da tregua desde que Pedro Sánchez le nombró al frente del instituto público en junio.

La noticia saltó el domingo a media tarde, cuando un tuit de la European Social Survey –organismo que realiza la encuesta- anunciaba los 28 países participantes y España NO era uno de ellos:

La profesora de Ciencia Política, Laura Morales, fellow en el Instituto de las Migraciones en París, creó inmediatamente el hashtag #SaveESSpain:

También Mariano Torcal, catedrático de Ciencia Política y responsable del proyecto en España, hasta que en 2012 asumió el CIS la coordinación, utilizó Twitter para mostrar su asombro:

Así, la mecha se encendió entre los investigadores y el lunes las llamadas entre colegas se sucedieron sin parar, tratando de organizarse en caso de que se confirmase lo que muchos ya consideran un hecho penoso para los intereses del país, que renuncia a poder comparar las actitudes, creencias y comportamientos de los ciudadanos con las de otros países.

"Es una encuesta de referencia mundial en la que España lleva participando desde su inicio en 2002. Simplemente si se confirma es devastador y un escándalo para las ciencias sociales en este país. Este era el único proyecto ESFRI de infraestructuras de investigación en Europa en el que España participaba", explica uno de los catedráticos de Ciencia Política que estuvo desde el inicio en el proyecto en España. Hasta el doctor Rory Fitzgerald, director de la European Social Survey, ha iniciado una campaña de difusión en redes para tratar de revertir lo qué en la institución con sede en Londres, financiada por la UE y los estados participantes, consideran un error.

A cuáles han podido ser los motivos le dan vueltas los sociólogos sin hallar una respuesta convincente

"En mi caso resulta muy útil para observar la cultura política de nuestro país respecto a otros países. Por ejemplo, para investigar de qué otras formas participa la sociedad en la política, además de votando, ya sea manifestaciones, recogida de firmas, etc. Es una encuesta única", afirma consternado un notable demóscopo.

Precisamente, la recogida de firmas es lo que están valorando hacer los sociólogos e investigadores, para pedir que no se deje de participar. "No se cual es la razón. Quizá qué al aumentar la muestra del barómetro de 2.500 a 3.000 entrevistas, hay que invertir más presupuesto y se ha decidido recortar por aquí. Puede que, como afirman otros colegas, sea la particular venganza de Félix Tezanos, contra la profesión por criticar su nuevo método. Es incomprensible", dice otro sociólogo con presencia en los medios.

"Hay una partida presupuestaria destinada a este estudio. Los comportamientos extravagantes del presidente del CIS se están volviendo muy graves. Aleja a España de la actividad europea", opina un catedrático de Sociología, que se mueve habitualmente por los foros internacionales.

A cuáles han podido ser los motivos le dan vueltas los sociólogos sin hallar una respuesta convincente. Pues consideran que debería ser una prioridad no salir de la muestra cuando España estaba en el cuore fundacional y formaba parte del núcleo de investigación.

Llueve sobre mojado, porque el nombramiento de José Félix Tezanos ha sido criticado desde que llegó al Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS)

"No sé si lo ha hecho por dinero, porque es una encuesta cara al ser muy rígida, ya que se tienen que realizar igual en todos los países que participan, pero por eso precisamente es tan valiosa. Tendrá que recortar al hacer más barómetros. Pues que no aumente las encuestas en 500 entrevistas más, que nos da igual", concluye una eminente socióloga, que como la mayoría no alcanza a entender las razones para el abandono de la encuesta.

La rebelión encuestadora, a las puertas

Lo cierto es que el mundo encuestador está más que tenso y puede ponerse en pie de guerra si el CIS no rectifica. Llueve sobre mojado, porque el nombramiento de José Félix Tezanos ha sido criticado desde que llegó al Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), como premio a su apoyo a Pedro Sánchez en la etapa más dura del hoy presidente del Gobierno. Los cambios del catedrático Tezanos en el organismo público -ha decidido no cocinar las encuestas y hace barómetros mensuales- "hubieran terminado por asumirse. Hay otros institutos, como el catalán, que no cocinan datos. Se ha equivocado no quitando la última página en esos barómetros, pero sobre todo lo ha comunicado muy mal. Al fin y al cabo, una institución pública no tiene por qué manifestarse en interpretación de tendencias políticas. Pero esto de la encuesta social es muy serio, menos mediático, pero grave", insiste un politólogo, quien también se cuestiona si al final Tezanos no es ya un problema para el Gobierno.

"Debería ser el Gobierno quien frene a Tezanos, pero le tienen miedo y no se van a atrever, aunque están preocupados. Él montaría un escándalo, pero el desprestigio del CIS es muy triste. Ahora, temas como la Encuesta Social Europea dependen de la vicepresidencia, de La Moncloa" apunta otro sociólogo, propietario de una empresa demoscópica de prestigio y que no pierde la esperanza de que Carmen Calvo se atreva a revertir lo que parece una retirada en toda regla.

Por su parte, preguntado sobre este asunto de la Encuesta Social Europea y la confirmación de su retirada, el Centro de Investigaciones Sociológicas ha exigido la pregunta por escrito, pero no ha dado ninguna respuesta.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs