BLOGS
27/06/2018 17:06 CEST | Actualizado 27/06/2018 18:25 CEST

Los tres Chunguitos del PP: Dame veneno que quiero morir

AGENCIAS

Dolores, Soraya y Pablo han adoptado en la campaña la famosa canción de Los Chunguitos, repartiendo veneno en dosis que intentan controlar. Pero están tan poco acostumbrados a hacerlo públicamente que se arriesgan a morir en el intento de sobrevivir.

Andrea Levy se pasó tres horas dando la paliza a Gallardón el pasado lunes en el madrileño restaurante Fismuler. Están en campaña y Levy, que forma una piña con los vicesecretarios portavoces –excepto Maíllo, que tiene que ser neutral- en torno a Casado, parecía querer vender las bondades de Pablo al antiguo verso suelto. Una más de las variopintas escenas que protagonizan los populares a lo largo de la geografía española estos días.

Algo insólito dentro del PP, sobre todo para los propios dirigentes y los escasos militantes que se van a retratar. Eso de ver a quienes hasta ayer iban tan estirados y con el aura del poder, en peleas embarradas a pie de calle, tiene mucho morbo. Como reconoce el exministro de Justica Rafael Catalá, en el bando de Cospedal: "Este es un proceso singular porque es la primera vez que lo hacemos. No entro si son muchos o pocos los votantes que van a acudir porque es la primera vez que lo hacemos y no tenemos datos con lo que comparar. No tengo ningún miedo a lo que está pasando porque nos va a servir para fortalecer, regenerar y prepararnos para las próximas elecciones".

EFE
Cospedal, en Algeciras.

El proceso de destrucción ha tomado tal velocidad que si los candidatos no controlan su veneno, el PP podría fallecer de muerte súbita

Esta es la postura educada de cara a la galería. Da igual que sean de Cospedal, Casado o Sáenz de Santamaría –los otros candidatos son actores de reparto-, el veneno circula en todas las direcciones. Lo que puede contribuir inconscientemente a la regeneración o convertirse en el corrosivo que termine por derrumbar las estructuras del partido mayoritario de la derecha, dejando paso libre a Ciudadanos en lugar de cerrárselo.

El proceso de destrucción ha tomado tal velocidad que si los candidatos no controlan su veneno, el PP podría fallecer de muerte súbita. Pasen y vean una pequeña muestra de la leche con que se desayunan los rivales.

"Dame veneno que quiero morir, dame veneno

Que antes prefiero la muerte que dormir contigo

Dame veneno, ay, para morir"

"Pablo parece que no ha sido vicesecretario, que nunca ha estado en Génova", nos comenta José Luis Ayllón, mano derecha de Soraya y ex jefe de gabinete de Rajoy, en el patio del Congreso, ahondando en lo que su candidata ha lanzado tras confirmarse que solo el 7,6% de los presuntos más de 800.000 afiliados van a votar: "Yo no estaba ahí, eso lo podrán responder Dolores o Pablo, que sí estaban en el aparato".

EFE
Casado, en Málaga.

"Es injusto cargar a Pablo con las responsabilidades de lo que ha pasado en Génova", dice el diputado Guillermo Mariscal desde Zamora, donde acompaña a Casado en su encuentro con militantes justo un rato antes de que su candidato recuerde la etapa de la exvicepresidenta en Génova, desde el 2008 hasta que el PP ganó las elecciones.

Otro sorayista que aún no se ha confesado, el ex ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, apunta también al más joven de los candidatos: "¿Qué es eso de decir que van a hacer un partido nuevo? ¿Pero estamos locos o qué? El PP somos un partido de Gobierno y se trata de echar a esos que están ahí dentro", dice señalando con el dedo la puerta del hemiciclo.

"Ay levántame la chaqueta

Y mírame este costao

Verás la puñalaíta

Que por tu querer me han dao"

Es curioso cómo desde las filas tanto de Sáenz de Santamaría como de Cospedal, se carga sin miramientos contra el más joven. Pablo juega a ser Pedro Sánchez, cuando se enfrentó a todo el aparato y venció. Y ese es un terreno por el que no han apostado ninguna de las dos contrincantes. María Dolores se ha centrado en tratar de asegurarse a los compromisarios que tendrán la última palabra el 5 de julio, y Soraya se ha metido en el papel de futura presidenta del Gobierno, reivindicando los éxitos del Ejecutivo. Casado busca representar lo nuevo frente a lo viejo, la integración frente a la bronca y la militancia frente al aparato. Veremos si el 5 de julio, los compromisarios no quiebran la voluntad de los militantes.

Catalá: "El que yo haya apostado por Cospedal no significa que crea que Soraya es una inútil o que Pablo no vale"

"El hecho de que controles una estructura no quiere decir que no voten lo que les da la gana. Lo he constatado en los encuentros con militantes. Me aparto y la gente se acerca y me da su teléfono a pesar de que han dado su apoyo a Soraya o Dolores. Todo el que se siente ahogado por la estructura superior, ese viejo cabreo, ve a Pablo como un hombre que puede romper con las antiguas estructuras", explica otro de los fieles al más joven de los candidatos. Estas percepciones pueden irse al traste con el proceso abierto por de los masters.

EFE
Sáenz de Santamaría, en Mallorca.

El veneno sigue su curso. "Un partido tiene momentos malos y Cospedal ha sabido poner la cara para que se la partieran. Es la gran enemiga de Bárcenas, porque ha sido quien ha luchado contra la corrupción. Siempre va de frente", dice Isabel García Tejerina, exministra de Agricultura sin mirar a nadie, con su amable sonrisa en la cara.

"Ay, virgencita los remedios

Ay, tiene la cara de pena

Que porque to los aleluyas

Que ya no tienen fe en ella"

Fe no le falta al ex ministro Rafael Catalá, que desde el primer momento tuvo clara su elección. "El que yo haya apostado por Cospedal no significa que crea que Soraya es una inútil o que Pablo no vale". ¿Serán una casualidad los calificativos?. "No somos bandos internos enfrentados, en cuanto pase este proceso nos uniremos con el que gane". Uff, menos mal, por un instante parecía que el "inútil" y el "no vale" formaban parte de la letra de Los Chunguitos.

Aunque para chunguito profesional, Rafael Hernando, que dejaba a los candidatos y a sus equipos como meros aprendices cuando ha acusado a Pedro Sánchez de estar dispuesto a pagar a los terroristas de ETA, emulando a Rajoy cuando lanzó a Zapatero aquella terrible idea de "traicionar a los muertos".

"Dame veneno que quiero morir, dame veneno

Que antes prefiero la muerte que dormir contigo

Dame veneno, ay, para morir"

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

EL HUFFPOST PARA ALCAMPO