BLOGS
07/11/2012 19:31 CET | Actualizado 07/01/2013 11:12 CET

Obama gana a la crisis después de Feijóo

2012-09-25-sesioncontrol2_r2_c2.jpgObama ha sido el primer mandatario que ha sobrevivido a la crisis, aumentando el gasto en lugar de meter la tijera. ¿Esto hará reflexionar a Merkel y a Rajoy?

FH

Aprovechando el subidón del discurso de Obama, nos vamos corriendo a la Comisión de Presupuestos del Congreso, para ver si contagiados por el éxito de las políticas expansivas -estimular el crecimiento con dinero público en vez de asfixiarnos con impuestos y recortes como en España-, los diputados populares se suben al carro del reelegido presidente. Obama ha sido el primer mandatario que ha sobrevivido a la crisis, aumentando el gasto en lugar de meter la tijera. ¿Esto hará reflexionar a Merkel y a Rajoy?, preguntamos a los chicos de Montoro, que están tediosamente aplicados en "los presupuestos más sociales de la historia de la democracia".

"Perdona, pero Obama ha ganado a la crisis después de Feijóo, que ha sido el primero en vencerla", nos suelta eufórico el popular Juan José Matarí, portavoz de Hacienda, quien en el mismo tono añade: "La austeridad es sana, necesaria e imprescindible para poder hacer otras políticas que nos lleven al crecimiento. La expansión es lo que hizo Zapatero y nos dejó tres millones de parados", obviando la sangría de desempleados resultante de diez meses de Gobierno popular. Antonio Gallego, portavoz de Presupuestos, está convencido de que Estados Unidos va a tener que poner freno a sus políticas económicas porque "se puede ir tirando de chequera hasta que se acaba. El gran reto de Obama es ser el nuevo Roosvelt y pasar a la historia por haber hecho frente a la crisis sin poner en peligro el Estado". Gallego asegura no entender por qué se acusa al Gobierno de austero, cuando todos los recortes son en realidad políticas de crecimiento: "La reforma laboral, la lucha contra el fraude, la liberalización del comercio y los servicios, la unidad de mercado, la reforma educativa, cambiar los días festivos... son incentivos al crecimiento. ¿No ha sido el plan de pago a proveedores, de 27.000 millones de euros, más efectivo que el Plan E de Zapatero?". Pero las cifras no demuestran que esas medidas hayan funcionado, puntualizamos, a lo que él pide tiempo convencido de que no hay otra salida.

El mismo discurso sostiene la portavoz adjunta de Hacienda, Mª Eugenia Romero, en el más puro Montoro Style: "Una cosa es la situación en Estados Unidos, ellos tienen competencia absoluta sobre la Reserva Federal, mientas que el BCE depende de la UE, no de Rajoy. Con todo, Rajoy ha pedido al BCE que compre deuda. El otro asunto es la política española. En 1996 el PP apostó por la estabilidad del Presupuesto y acabamos cumpliendo con el déficit. Cuando se derogó esta política hemos acabado en esta situación insostenible que nos han dejado. La contención del déficit es prioritaria justo porque las políticas expansivas nos han llevado adonde estamos. Soy diputada por Andalucia, donde la expansión ha generado un paro elevadísimo".

Con criterio más independiente, solo el popular Gabriel Elorriaga, que pasaba por allí, se expresa con menos dogmatismo. Y se agradece. "La victoria de Obama reduce la incertidumbre. Sabemos que será continuista y expansionista. Nos vendría bien una política monetaria más expansiva, pero Alemania y su entorno tienen un sentido de contención presupuestaria que no lo permite. En Europa, en términos de gasto, existe un margen 0".

La visión "multipolar de Obama" es lo que a Pedro Saura, responsable económico del PSOE, le parece más positivo de la reelección de Obama. Saura se aleja del reduccionismo y expresa su preocupación por el problema más importante que enfrenta Obama de aquí a fin de año: "La división que va a provocar entre republicanos y demócratas la negociación del abismo fiscal" y el techo de déficit puede tener una repercusión importantísima en los mercados internacionales. Eso sí que son nubarrones". ¡Anda, uno que mira más allá de nuestras fronteras!

Alberto Garzón, de Izquierda Plural, cree que "a los europeos siempre nos vendrá mejor algo de progresismo en el Gobierno de EEUU, aunque no hay que olvidar que quienes han ganado son las grandes empresas que financian a los candidatos. Seguir la senda de la política económica de Obama aquí, supondría un cambio absoluto en toda la política europea. Allí la lucha de la Reserva Federal persigue combatir la inflación y el desempleo, y por eso se aplican estímulos. Mientras que el BCE solo se preocupa del déficit. Copiar esa estrategia de estímulos sería adecuado, aunque cuidando de no disparar la inflación. Pero si no nos liberamos de la ortodoxía del BCE, no hay nada que hacer". También Toni Cantó, de UPyD, prefiere a Obama: "No creo que a nadie en el PP pueda parecerle mal. Otra cosa ya es aplicar sus recetas. Estaría bien que en la UE se planeara más política de estímulo".

Las protestas en la calle son la esperanza de Gaspar Llamazares: "Confío en que el triunfo de Obama tenga una influencia más progresista en la UE. Aunque lo realmente determinante son los movimientos de la ciudadanía, que los europeos y los españoles salgan a la calle y usen su voto".

Photo gallery La celebración por la reelección de Obama See Gallery

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'