BLOGS
13/12/2017 22:26 CET | Actualizado 13/12/2017 22:26 CET

Qué tiene Puigdemont que no tiene Junqueras

Getty Images

Puigdemont se abre paso a costa de los bocados que da al encarcelado Junqueras. Junts per Catalunya avanza, protagonizando la sorpresa entre los soberanistas, según las encuestas. La cúpula de la propia ERC daba por acabado al expresident desde que se marchó a Bruselas. Todo indica que minusvaloraron el activo de ser president en el exilio en el imaginario colectivo del independentismo. La cuestión de por qué uno desde la confortable capital europea devora el territorio del otro en la cárcel centra la atención de los asesores de ambos partidos. Dar con la respuesta para subsanar los fallos es vital para erigirse en ganador moral de las elecciones, siempre que Inés Arrimadas lo permita.

Son varias las razones que Oriol Junqueras no supo ver cuando ordenó a los suyos listas separadas y que han convertido al expresidente en "el candidato presidenciable preferido por los soberanistas. Si se pregunta por la persona, gana claramente Puigdemont, aunque si hay que elegir partido, se impone Esquerra", reconoce un reputado demóscopo, que no para de hacer números estos días.

Esquerra estaba convencida de que iba a ganar sin problema, por eso apostaron ir por separado

"Esquerra estaba convencida de que iba a ganar sin problema, por eso apostaron ir por separado -cumpliendo ordenes del exvicepresident Junqueras-. No pensaban que se iba a producir este apoyo al president. En la lógica del procés es razonable lo que está pasando, por eso no ha tenido coste", asegura un alto cargo del PDeCAT.

Estos son media docena de motivos por los que Puigdemont puede ganar a Junqueras.

1. Para sus votantes sigue siendo el president. "Acumula todo el voto emocional, el de quienes consideran que ha sido el hombre capaz de materializar un sueño. El votante lo ve como el presidente en el exilio e incluso aceptarían un presidente telemático. No tienen ni idea de qué va a hacer Puigdemont si gana y vuelve a ser presidente, pero les da igual, es su presidente, al que Madrid ha tratado de humillar y ha obligado a exiliarse", apunta una reputada socióloga.

"Es el presidente y a pesar de no ser un régimen presidencialista, hemos construido el discurso soberanista en torno a él, y quienes apoyan el independentismo le ven como el president legítimo" afirma un dirigente de la antigua Convergencia. "Encarna el deseo colectivo, canaliza el dolor y la humillación que los votantes independentistas sienten frente a Madrid", concluye otro conocido sociólogo.

Los votantes soberanistas no piensan que Puigdemont ha huido

2. Puigdemont no ha huido. La mayoría, excepto los votantes soberanistas, interpretaron la marcha del president como cuando el capitán abandona el barco el primero. Los datos de intención de voto, sin embargo, muestran que esa percepción generalizada era errónea. "Los votantes soberanistas no piensan que Puigdemont ha huido. Consideran que ha tomado una buena decisión porque ha internacionalizado el procés y sigue teniendo voz desde fuera de España, la única opción que le han dejado", puntualiza un diputado de su partido que ya está pensando en las negociaciones tras el 21D.

"Puigdemont da aire de joven, que le ha puesto ¡collons! y se ha ido fuera, y su principal activo es que es el presidente en el exilio, al que se ha querido cargar Rajoy con el 155; la gente le va a votar olvidando la corrupción", considera un eminente catedrático constitucionalista catalán. El votante soberanista no es crítico con su salida de España y por lo tanto le sigue apoyando.

3.La magia del plasma. La pantalla, de la que tanto ha abusado Rajoy para evitar preguntas y malos tragos, Puigdemont la ha convertido en un activo de la campaña. "Tiene magia verle aparecer de repente en un plasma. Además, tiene ese aura de aparecer de repente en una gran pantalla, es muy cinematográfico y le va bien al relato. Transmite su determinación de llegar hasta el final. Le hace estar presente y entrar en comunión a pesar de todas las trabas que el Gobierno central pone para separarle de sus votantes", asegura un experto en comunicación, que ha palpado la emoción de los asistentes a los actos de campaña ante la imagen en televisión.

El manto de cordero en el que se envuelve Junqueras ha sido descubierto y las lágrimas de él y de Marta Rovira ya han saturado y preocupado a una parte del electorado

4. La cárcel no es rentable en campaña. Aunque hasta en Ciudadanos se consideraba un error que Junqueras estuviera en la cárcel, pues pensaban que dotaba de épica al personaje, 40 días después se ha revelado como una losa, más que como un aliciente. "El manto de cordero en el que se envuelve Junqueras ha sido descubierto y las lágrimas de él y de Marta Rovira ya han saturado y preocupado a una parte del electorado, que se sienten ridículos cuando les ven llorar", afirma el mismo experto en comunicación, catalán. Por contra, "Puigdemont es periodista y comunica muy bien. Además está aprovechando las redes sociales, que maneja él mismo, lo que le permite estar muy presente en la campaña. Junqueras no tiene esa opción de conectar emocionalmente con el electorado y se maneja con papel y lápiz, frente a la rapidez del otro, aunque esté en Bruselas".

5. Un mensaje sencillo. Otra de las claves es que "Puigdemont tiene un mensaje mucho más sencillo y justo para los votantes independentistas, que consideran que ha sido destituido injustamente", apunta la socióloga consultada. En campaña, los mensajes nítidos ganan frente a exposiciones farragosas. "El mensaje de Junqueras y de ERC es mucho más confuso, dando tumbos. Hoy rechazan la vía unilateral y al día siguiente sí vale esa vía unilateral. Tampoco saben bien cómo atacar a Puigdemont".

"Junqueras era el consejero de Economía, no supo prever y engañó con las empresas que se han ido. Sea o no cierto, así lo ve mucha gente, como esas 45.000 personas que se presentaron en Bruselas a apoyar a Puigdemont, pagándoselo de su bolsillo. En Cataluña funciona muchísimo la institución, y la institución es el president, la gente olvida que Puigdemont es tan radical como Junqueras", advierte el catedrático constitucionalista.

No es fácil para Esquerra plantear la campaña atacando a Puigdemont porque sería renegar del procés

6. Al president no se le puede atacar por los otros soberanistas. No es fácil para Esquerra plantear la campaña atacando a Puigdemont porque sería renegar del procés, del que han sido motor y que sigue tirando del voto soberanista. "A Junqueras y a Esquerra se les hace difícil decir que no está de acuerdo con Puigdemont, porque en la lógica del soberanismo ellos han apoyado la legitimidad del procés" dice el diputado del PDeCat. Además, "el ex president ya ha recuperado a la burguesía catalana, la que siempre formó la vieja Convergencia, y ha borrado la losa de la corrupción de los Pujol", añade el catedrático.

La fortaleza de Puigdemont frente a Junqueras no es solo que ambos han sido cómplices y se presentan como adalides de la independencia, es también esa disciplina de partido heredada de Convergencia, frente a la concepción asamblearia de ERC: "Esquerra es un organización muy asamblearia y capaz de cargarse a sus líderes sin problema en cuanto no les sirven. Junqueras desaparecerá en cuanto le condenen. Puigdemont representa a un partido más disciplinado, que acató a Puigdemont sin rechistar practicamente y son unos negociadores natos", remata el profesor.

Faltan nueve días para salir de dudas.