BLOGS
12/07/2018 22:15 CEST | Actualizado 12/07/2018 22:15 CEST

Tú a Génova y yo a Europa

María Dolores de Cospedal.
EFE
María Dolores de Cospedal.

María Dolores de Cospedal tiene un modelo a seguir. El de la italiana Federica Mogherini, la Alta Representante de la UE en Política de Seguridad, antes ministra de Exteriores de Mateo Renzi. Una mujer que desde 2017 está liderando el proyecto de la Europa de la Defensa. Si ella puede, ¿por qué no va a lograr posicionarse Cospedal en Europa habiendo sido ya ministra de Defensa y además mujer? "María Dolores quiere recolocar a su gente y ella abrirse camino en una institución europea. Para eso tiene que estar en Bruselas", apunta un miembro del equipo de Pablo Casado cuando se le pregunta qué ha pedido la todavía secretaria general del PP a cambio de sus compromisarios.

Entre los dirigentes próximos a la exministra, cobra fuerza la idea de que ahora que se está armando la Defensa europea, es el momento oportuno para meter la patita y hacerse un nombre. "Si no es presidenta ya no quiere tonterías. Ha sido presidenta de una comunidad, ministra y secretaria general. Ella es implacable y no piensa en abandonar la política. Su voluntad es irse y Europa es una opción. Ve a Mogherini y considera que su perfil también encaja con lo que se demanda en las actuales circunstancias", apunta una notable del partido próxima a Cospedal.

"Si llega a ganar Cospedal, la leche habría sido monumental", analiza un asesor veterano del PP

Es un hecho que España no se trabaja suficiente la presencia en organismos internacionales. Ese déficit hace más factible posicionarse porque hay una deuda en la adjudicación de cargos a los españoles. Y si algo tiene Cospedal es la capacidad para programar con tiempo sus objetivos y emplearse a fondo en ellos. Su propia madre, María Luisa García, comentó a los periodistas en el Congreso de Valencia, donde Rajoy acababa de nombrarla secretaria general, que su hija no cejaba hasta lograr sus metas. Y ahora tiene dos: humillar a Soraya Sáenz de Santamaría cooperando en el éxito de Pablo Casado y reinventarse a sí misma para emerger con un nuevo perfil.

EFE
Sáenz de Santamaría y Casado, tras la primera vuelta de las primarias del PP.

"En Europa te puedes construir una identidad, vas sin pasado. Loyola de Palacio se la construyó y luego venía a España de salvadora, que si se había matado por la aceituna o por lo que tocara entonces. Llegas de cabeza de cartel a Bruselas, un día descubren en el premio Carlomagno que hablas inglés, dependes del grupo conservador europeo, eres mujer y encima sabes sacar partido al marketing político. Lo tienes todo muy programado. En el ministerio, por ejemplo, Morenés no salía en las fotos pero ella exigía a su equipo que se publicasen cuatro fotos al día. Lo tiene claro", explica un diputado con experiencia en la UE que ve factible que pretenda abrirse paso fuera.

Cuenta además con Isabel García Tejerina, que está convencida de que Cospedal tiene una fuerza sobrenatural y no teme dar la cara. La exministra de Agricultura le tiene cogido el pulso a Bruselas. No en vano ha sido asesora en Agricultura de tres ministros: Loyola de Palacio, Jesús Posada y Arias Cañete, que fue quien visibilizó su valía al nombrarla secretaria general de Agricultura. Un puesto en el que la negociación con la UE es el pan de cada día.

Para los pablistas, es clave el papel que va a jugar Núñez Feijóo, al que sueñan con sentir de su parte, aunque solo sea por descarte

"Si llega a ganar Cospedal, la leche habría sido monumental. Al ser un sistema de primarias presidencialista, el PP necesita presentar una cara fresca y ni Soraya ni María Dolores se ven como renovación. Se trata de seguir con la gestión de Rajoy o intentarlo con un chaval joven y echado para adelante. Alguien que frene a Ciudadanos, que sigue estando fuerte y nos puede acabar pasando por la derecha", analiza un asesor veterano del PP, quien está convencido de que tanto a Casado como a Cospedal les conviene cooperar en la distancia y consideraría positivo para ambos un pacto para quedarse el uno en Génova y la otra en Bruselas.

Las encuestas internas que manejan los populares constatan que Ciudadanos en las municipales de 2019 va a mejorar sus resultados. Y a pesar de que la ola feminista podría, en teoría, impulsar que por primera vez una mujer optara a Moncloa, hay numerosos dirigentes que no creen que ese hecho fuese un aliciente en el caso de Sáenz de Santamaría. "Mira a Hillary, no la votaron por ser mujer sino por ser Hillary. En los territorios no quieren entrar en batallas, ya bastante horrorizados estamos de las cosas que hemos escuchado públicamente".

EFE
El candidato a la Presidencia del PP, Pablo Casado (d), y el presidente de la Xunta y del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo.

Para los pablistas, es clave el papel que va a jugar Núñez Feijóo, al que sueñan con sentir de su parte, aunque solo sea por descarte. "Él se quería presentar, pero dicen que no lo hizo porque Soraya ha estado moviendo dosieres. Está consternado y el propio partido gallego no lo ha entendido", dice un miembro del equipo de Casado.

En el PP no se ha descartado al líder gallego, ahora se le mira como una opción para dentro de seis años cuando el vencedor de las primarias haya fracasado en su intento por recuperar el Gobierno. "Que nadie de olvide de que Soraya Sáenz de Santamaría tiene a Javier Arenas, un señor con una capacidad de enredo infinita. A ver si las expectativas de Cospedal y de Casado se quedan en quimera".

ESPACIO ECO