BLOGS
23/05/2018 18:06 CEST | Actualizado 23/05/2018 18:15 CEST

Un mes de María muy feminista

¿Qué han aportado Mayo del 68 y el 15M a la lucha feminista?

GETTY

Mayo es el mes del "venid y vamos todos con flores a porfía, con flores a María"; también es el mes del Mayo del 68 (este año cumple 50 años) y el mes del movimiento 15M, que acaba de cumplir siete. Y desde este 2018, mayo será también el mes en el que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) reconocerán la lucha de las mujeres contra la violencia de género, incluyendo 200 millones de euros, 1.000 millones para los próximos cinco años de acuerdo con el Pacto contra la Violencia de Género.

Se trata de otro dato clave para la batalla feminista que se libra en todas las capas de la sociedad con independencia de los partidos. Tras la última manifestación del día 17, han llegado los frutos. El Gobierno trataba de hurtar 120 millones y dejarlo sólo en 80, pese al compromiso adquirido en septiembre.

"La revolución feminista actual deriva de lo que está pasando. Por desgracia, las mujeres siempre hemos sido un instrumento para los políticos. Yo me dejo usar mal y poco. Aunque ahora hay muchas mujeres que piden un cambio a las que no está manejando nadie. En el año 90, las mujeres que estábamos en el Congreso, que éramos menos que ahora, nos reunimos en una comida para iniciar un proceso de feminización del Congreso. Estaban Carmen Romero y Cristina Almeida, entre otras. Cuando volvimos a la sesión de control, que empezaba a las cuatro, nuestros respectivos portavoces nos estaban esperando y se frustró el intento", recuerda Celia Villalobos. Desde entonces no ha vuelto a producirse ningún conato de organizar un frente común entre diputadas, añade Villalobos.

El feminismo ha dado un salto cualitativo en este 2018 que ya se ha ganado unas cuantas líneas en los libros de historia

De hecho, poco han contribuido las mujeres con escaño del PP para que se respetase el dinero acordado contra la violencia machista en los Presupuestos. Su partido ha sido el último en sumarse a la iniciativa. Hace poco más de un mes, la portavoz de Igualdad del PSOE en el Congreso, la veterana Ángeles Álvarez, denunciaba en el Parlamento que en los PGE faltaban ni más ni menos que 120 millones de los 200 prometidos, de los que 80 se destinarían a actuaciones estatales, 100 para comunidades autónomas y 20 para ayuntamientos. "Fue con el Gobierno con quien llegamos a un acuerdo para que derivase 200 millones anuales a través de trasferencias identificadas, finalistas y condicionadas",recuerda Álvarez.

EFE
La diputada socialista Ángeles Álvarez, en el Congreso.

Actualmente esas palabras ("transferencias finalistas y condicionadas") son la garantía de que los 200 millones se van a emplear en lo que deben. Ahora el Gobierno deberá llamar a las autonomías y establecer unos criterios de reparto de esas cantidades. La diputada del PSOE (partido que ha impulsado la enmienda transaccional) sospecha que el Ejecutivo acordará la distribución basándose en una formula muy parecida a la que se utiliza en la Delegación de Gobierno para los programas de atención psicosocial: el cálculo de la población, el número de mujeres migrantes (en ese grupo hay más violencia) y la dispersión territorial. "No sé si alguna Comunidad Autónoma sumara algún grupo más", añade la portavoz socialista de Igualdad.

Empujón final

Lo cierto es que han sido dos mujeres, la citada Álvarez y la líder de Coalición Canaria, Ana Oramas, quienes han dado el empujón final. Oramas ya había advertido que el apoyo a los Presupuestos estaba vinculado a ese acuerdo. Con la confirmación del también canario Pedro Quevedo de que se inclinaba a incluir los 120 millones, al Gobierno no le quedó otro remedio que recular. Pero "eso no significa que estos Presupuestos sean feministas. Ni mucho menos, hemos andado, pero la violencia de género es una parte de lo mucho que nos queda. Con el PP, las ayudas a las políticas han caído casi un 37%. No se habla de empleo, educación, sanidad. Por ejemplo, ¿qué vamos a hacer con la educación sexual? Nuestros jóvenes se educan sexualmente viendo pornografía o con prostitutas. Nos falta mucho, pero sí, estoy contenta con lo de estos PGE, pero no basta", apunta Álvarez.

La fuerza de la gran manifestación del pasado 8 de marzo es la que hizo bajar del limbo a todos los partidos

Pese a la insatisfecha Álvarez, es un hecho que ella misma o Ana Oramas hubieran tenido más dificultades en sacar adelante está medida sin el salto cualitativo que ha dado el feminismo en los meses de este 2018, que ya se ha ganado unas cuantas líneas en los libros de historia.

"Lo que sí que sabemos es que el feminismo se abre camino siempre a codazos, también ahora. Pero no se plantea ya en términos de guerra de sexos. Creo que esta cuarta ola es la definitiva, es el tsunami final, pero las transformaciones necesitan traspasar el pensamiento institucional. Necesitamos que el Estado se haga cargo de esa transformación definitiva, que la apoye como desde el 82 se apoyaron las políticas de la mujer, que fueron una apuesta del Estado", reflexiona la diputada de Podemos Tania Sánchez, que considera que en el ascenso de Clara Serra al 'número dos' de la lista de Errejón también ha tenido que ver el impulso de ser secretaria de Igualdad.

EFE
Ana Oramas, diputada por Coalición Canaria, en el Congreso, en una imagen de archivo.

Imparable

Ha sido la fuerza de la gran manifestación del pasado 8 de marzo la que hizo bajar del limbo a todos los partidos, y el papel activo de las mujeres en la lucha contra la violencia (la sentencia contra La Manada, los movimientos internacionales como #Metoo, el compromiso de las mujeres en todos los ámbitos sociales, incluido el del periodismo) el que ha hecho que, en poco menos de un trimestre, el sentimiento feminista haya corrido más veloz que en los últimos años. Es un "basta ya" que resulta imparable, una cuarta ola en la que ya creen hasta los líderes más a la derecha. Pero, ¿por qué no pudo ser en Mayo del 68 o en el 15M? ¿Qué aportaron aquellos movimientos al feminismo qué se pueda recoger hoy, en mayo del 2018?

Para Villalobos, "ni el 68 ni el 15M impulsaron la revolución feminista. Fueron las sufragistas y la guerra mundial. Ahora se dan dos situaciones contradictorias, por un lado está la lucha por la igualdad y por otro, la situación de la gente joven, que cada vez es menos feminista y que están reproduciendo modelos sociales de antes. Lo que tienen que cambiar son las mentalidades, no es una cuestión de número".

Habrá que seguir plantando cara y favoreciendo iniciativas de la sociedad como #No_Sin_Mujeres

Tania Sánchez coincide con la veterana pepera en que "Mayo del 68 no aportó nada especialmente significativo, estaba muy incipiente la segunda oleada feminista, comenzaba a avanzar. Aunque nunca conoceremos sus nombres, estoy segura de que en Mayo del 68 hubo mujeres; en el 15M estaban más avanzadas las posiciones pero no lo suficiente, como se ha demostrado después con sentencias como la de La Manada".

Sobre el 15M, recuerda Ángeles Álvarez que "el primer o el segundo día apareció la famosa pancarta, 'será feminista o no será', y unos señores se subieron y la arrancaron. El 15M no aportó nada al feminismo; fue el feminismo, que ya estaba en marcha, el que aportó al 15M. Mayo del 68 derivó en una visión muy patriarcal y se instauró el concepto del amor libre, que en realidad significaba que liberarte era dejarte follar o follar con todo el mundo. Luego evolucionó, y lo que quedó claro es que liberarte era acostarte con quien tu quisieras. Los nuevos partidos tras el 15M, más allá de gritar y manifestarse, en concreto no han hecho nada, no hay más que ver el desarrollo y lo que piden en la Comisión de Igualdad, que se cumplan las leyes de Zapatero; pero no han aportado conceptos novedosos y concretos".

Habrá que seguir plantando cara y favoreciendo iniciativas de la sociedad como #No_Sin_Mujeres, que han suscrito un buen número de académicos y economistas que se comprometen a no participar como ponentes en congresos o mesas redondas donde haya un número superior a dos expertos y ninguna mujer como experta.

Hasta la Virgen se sumaría a este mayo feminista.

Protestas contra la violencia machista

ESPACIO ECO