BLOGS
08/01/2019 14:05 CET | Actualizado 08/01/2019 14:09 CET

Jalea real para regenerar el cerebro

Getty Images
Un panal.

La jalea real que produce la abeja reina tiene desde tiempos históricos una gran reputación como refuerzo del sistema inmune (las defensas), el vigor y la longevidad. Algunos estudios neurocientíficos sugieren que pudiera ser también una súper-molécula para el cerebro.

La royalactina para potenciar a las células madre

La royalactina es una proteína muy abundante en la jalea real que activa los patrones biológicos de las células. En el caso de las abejas, esta proteína transforma las abejas obreras en abeja reina de mayor tamaño. Un nuevo estudio de la Universidad de Stanford (EE.UU) efectuado en animales de experimentación ha demostrado que la royalactina estimula las células madre para renovarse y dividirse. Esta propiedad podría ser de gran interés, teniendo en cuenta que las células madre pueden convertirse en distintos tipos celulares y regenerar tejidos.

Getty Images
Jalea real.

Regina en mamíferos

Un hallazgo interesante del estudio fue el descubrimiento de una proteína en los mamíferos que tendría propiedades similares a la royalactina. Aunque al principio sugirieron denominarla Beyoncé (bonito nombre para una abeja reina humana) al final se decantaron por denominarla Regina (reina en latín).

Regina sería entonces la súper-molécula equivalente en los mamíferos para poder generar células nuevas. Esta regeneración podría tener importantes aplicaciones en diversas enfermedades como por ejemplo el alzhéimer.

Regina para reemplazar células que han muerto

Una aplicación interesantísima para Regina que ya se está investigando sería el permitir regenerar tejidos que hubieran degenerado por un ataque al corazón o desgaste muscular.

Más interesante aún podría ser su aplicación para generar neuronas nuevas que se hayan perdido en enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer. En el alzhéimer se produce una muerte progresiva de neuronas y una reducción del volumen del cerebro.

De confirmarse estos datos, podríamos estar ante una molécula de gran aplicabilidad en la medicina regenerativa. La investigación futura puede que nos transmita buenas noticias.

Si tras la lectura de este artículo te han entrado ganas de comprar jalea real cerciórate de que contenga Royalactina. No todas la contienen en cantidades suficientes.

Para saber más, visita mi blog: www.raquelmarin.net

Dale vida a tu cerebro. ¡Ya está disponible la tercera edición!

ESPACIO ECO