BLOGS
22/01/2018 07:30 CET | Actualizado 22/01/2018 07:30 CET

El motivo por el que algunas personas tienen las manos frías

PIXABAY

Con estas temperaturas, es normal que tengas las manos más frías de lo habitual, pero si eres de esas personas que parece que acaban de sacar las manos del congelador aunque haga buen tiempo, que sepas que hay mucha más gente como tú. Al parecer, tener las manos siempre frías es una queja muy habitual y, por suerte, no suele haber motivo para preocuparse, aunque sea molesto.

Básicamente, las manos se mantienen cálidas gracias al sistema circulatorio, que reparte sangre cálida por todo el cuerpo, desde el corazón hasta los dedos, y cuanta más sangre, más calidez. Sin embargo, si alguien se ha dejado abierta la ventana de la oficina, es posible que el cuerpo tenga que poner en práctica sus mecanismos de termorregulación.

Una de estos mecanismos consiste en estrechar los vasos sanguíneos para retener más sangre cerca del corazón y proteger los órganos vitales, según explica Natalie Evans, médica de la Clínica Cleveland (Estados Unidos). Uno de los resultados es que tus pobres dedos se quedan sin ese calor.

Albert Ahn, experto en medicina interna del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York, explicó en declaraciones a Buzzfeed que algunas personas simplemente son más sensibles a ese tipo de cambios ambientales, por lo que se les quedan frías las manos con más frecuencia, incluso cuando las demás personas de su entorno tienen las manos tan cálidas como siempre.

Sin embargo, en algunos casos, tener las manos frías cuando no hace frío puede ser un síntoma de otras afecciones. Un ejemplo es la enfermedad de Reynaud, que provoca contracciones fortuitas de los vasos sanguíneos (vasoespasmos) que hacen que la región afectada adquiera una tonalidad pálida y se enfríe. Aunque es incómoda, la enfermedad de Reynaud no suele ser peligrosa. Tener las manos frías también puede ser un síntoma de enfermedades como el lupus o los trastornos tiroideos. Si notas algún cambio en el color o en la textura de la piel además de las manos frías, coméntaselo a tu médico.

En el caso de que hayas estado expuesto a bajas temperaturas durante mucho tiempo, el frío en las manos también puede deberse a las primeras etapas de una lesión por congelación, en cuyo caso conviene que vayas al médico lo antes posible.

Pero, independientemente de que tengamos las manos frías o no, tampoco está de más invertir algo de dinero en unos buenos guantes.

Este post fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.