BLOGS
03/05/2018 07:28 CEST | Actualizado 03/05/2018 07:28 CEST

LUCA: el último antepasado común universal

Getty Images/iStockphoto

La vida, según las teorías más aceptadas, surgió en la tierra hace unos 3500 millones de años cuando se dieron las condiciones necesarias para que la vida explosionase en el planeta azul. La Tierra era primitiva, muy diferente a la de hoy en día. Había mucho vulcanismo, gases irrespirables, caían millones y millones de rayos a diario, la radiación ultravioleta era intensísima por la falta de la atmósfera protectora, etc. Sobraba energía, pero faltaba vida.

Nuestro planeta tenía mucho carbono y también agua, ambos claves para el origen y desarrollo de la vida en la tierra. A partir de aquí, el agua, metano, amoníaco, hidrógeno... todo flotando y formando un caldo primitivo, recibieron energía, por un rayo o lo que fuese, y posiblemente por azar, ¡chachán!, surgieron las primeras moléculas o ladrillos esenciales para la vida. Se formaron los aminoácidos, moléculas orgánicas, el ARN y ADN.... Luego estas moléculas fueron envueltas por una membrana que las protegía y al mismo tiempo las mantenía a todas juntas. Ese fue el origen de todas células procariotas, eucariotas y de todos los seres vivos (plantas, animales, insectos...) que poblaron la tierra desde entonces hasta el día de hoy. Luego, la evolución y el ambiente, hicieron un gran trabajo esculpiendo como Miguel Angel a su David, al Homo Sapiens Sapiens, es decir, nosotros (Homo/Hombre - Sapiens/Sabio).

LUCA, el que es considerado "hipotético primer ser vivo" en la Tierra, ¿se sentiría orgulloso de su legado y de lo que estamos haciendo con nuestro planeta?

La Tierra, en comparación a los otros planetas, se formó a una distancia del sol justa para que se diese el milagro de la vida. La vida cambió el planeta, aumentó la producción de oxígeno necesario para nuestra respiración y para crear ATP, nuestra fuente de energía. Además, se formó ozono (O3) que nos protege de los rayos UVA. Los océanos aumentaron su tamaño, y la tectónica de placas hizo de dibujante improvisado a lo largo de cientos de millones de años, creando el mapamundi que hoy en día todos conocemos. Es decir, la vida se abrió paso sin vuelta atrás, y así se ha mantenido a lo largo de millones y millones de años. En 1953, Stanley Miller en la Universidad de Chicago hizo sus famosos experimentos con el caldo primitivo expuesto a descargas eléctricas para replicar ese origen de la vida en el laboratorio. Ese mismo año Watson y Crick publican la estructura en doble hélice del ADN, la clave de la vida. Hoy hablamos de terapia génica, clonación, criogenización, alargar la vida o frenar el envejecimiento, curar multitud de enfermedades...

El ser humano, sabio, como su nombre indica, está alterando el equilibrio de la vida en la Tierra de manera peligrosa, o al menos eso parece. Sería curioso que la vida destruyese a la propia vida con el trabajo que dio llegar hasta aquí... ahí lo dejo. ¿Para qué tanta sapiencia entonces? ¿Qué pensaría LUCA (last universal common ancestor) de todo esto? Aquel último antepasado común universal que hoy conocemos por LUCA, el que es considerado "hipotético primer ser vivo" en la Tierra, ¿se sentiría orgulloso de su legado y de lo que estamos haciendo con nuestro planeta? Desde LUCA, la vida sigue, se mantiene, perdura en el tiempo, y sigue evolucionando. LUCA lo tendría claro, mientras hay vida, hay esperanza ¿y el ser humano?

Gente como Carl Sagan (Cosmos) y el reciente fallecido Stephen Hawking (Una breve historia del tiempo), nos han hecho ver y soñar con el universo. Nos han ayudado a comprender mejor quienes somos, de dónde venimos y a dónde vamos. Si el ser humano acaba extinguiéndose, seguro que la vida volverá a abrirse camino, con o sin nosotros, aquí o en otro planeta (si no lo ha hecho ya). Para entonces ya seremos polvo de las estrellas, las estrellas del futuro. Decía Sagan: "Somos polvo de estrellas que piensa acerca de las estrellas. Somos el medio para que el Cosmos se conozca a sí mismo". Decía Hawking "Solo somos una raza de primates en un planeta menor de una estrella ordinaria, pero podemos entender el universo".

En el futuro, la Voyager continuará su viaje más allá del sistema solar llevando un mensaje desde la tierra, explicando quienes somos y donde estamos localizados en el universo conocido. ¿Quién puede decir que LUCA no ha tenido, tiene o tendrá primos en otros lugares del universo...? Quizás algún día ET consiga llamar a su casa ("teléfono, mi casa") y aún obtenga respuesta.

NOTICIA PATROCINADA