BLOGS
06/12/2018 09:54 CET | Actualizado 06/12/2018 09:54 CET

Relaciónate para vivir mejor, no para ganar más dinero

Pixabay

Si tuvieras que invertir en construir un futuro mejor para ti, ¿a qué le dedicarías tu tiempo y energía?

En una de las últimas encuestas realizadas a los millenials se les preguntó cuáles eran las metas más importantes que querían lograr en la vida: el 80% de los encuestados respondió como primera opción ser rico, un 50%, seleccionó como segunda opción ser famoso.

Cada vez más, se asimila que un mejor trabajo, un mejor estatus social, una mayor riqueza es sinónimo de felicidad. Por ello, no solo las nuevas generaciones, sino casi a la totalidad de las personas nos gusta identificarnos con un futuro donde tengamos el poder de tener todas aquellas cosas que queramos comprar.

En el año 1938 un grupo de investigadores de Harvard decidió emprender el que es considerado el estudio más longevo de nuestra historia reciente. Durante más de 80 años los investigadores han estado estudiando y monitoreando la vida de 724 hombres, divididos entre estudiantes de Harvard y jóvenes de los barrios más pobres de Boston.

En el transcurso de este tiempo, año tras año, se les ha preguntado sobre su trabajo, su salud y su vida personal. Trazando de esta forma, las decisiones que han llevado a estos hombres al lugar que ocupan en la vida.

El auge de las relaciones en las redes sociales le ha seguido la tendencia del networking, relaciones enfocadas a que una persona te facilite el lograr algo gracias a su ayuda...

Posiblemente, con ese afán de relacionarnos en la búsqueda de la felicidad, las redes sociales han logrado formar parte de nuestras vidas generando grandes dosis de felicidad instantánea cada vez que recibimos un like en Facebook, alguien comenta nuestra última foto en Instagram o recibimos una recomendación en Linkedin.

El auge de las relaciones en las redes sociales le ha seguido la tendencia del networking, relaciones enfocadas a que una persona te facilite el lograr algo gracias a su ayuda.

A principio de siglo XX las relaciones eran cercanas, ya que era la única forma de poder mantenerlas, eso hacía que se contaran de forma limitada. Con la llegada de Internet y la nueva forma de socializarse, las relaciones son ilimitadas, pudiendo estar conectado con miles de personas diariamente.

Sin embargo, el foco de las relaciones no se basa en la cantidad ni tampoco en lo que son capaces de hacer esos contactos por ti. El objetivo de las relaciones se basa en proteger tu cuerpo y tu mente.

Las relaciones nos hacen mejores, la soledad mata y las relaciones que no tienen impactos positivos son negativas para nosotros. Las personas con más vínculos sociales; familiares, amigos y comunidad son más felices.

Lo importante para mantenernos felices y saludables a lo largo de la vida es la calidad de nuestras relaciones.

Muchos decimos que pasar tiempo con nuestros seres queridos es lo más importante, pero no es cierto; en realidad invertimos nuestro tiempo en otro tipo de relaciones. En solo 6 años se ha triplicado el uso de los teléfonos móviles, y de cara a las próximas décadas se calcula que una persona lo largo de su vida gastará más de 6 años viendo televisión, estaremos conectados a Internet más de 8 años y pasaremos delante pantalla de media 10 años.

A día de hoy, el estudio de la Universidad de Harvard continúa desarrollándose con más de mil descendientes de aquellos jóvenes que accedieron a la investigación en 1938. Los científicos confían de esta forma en descubrir más sobre el ser humano, de momento su principal conclusión es la siguiente: Lo importante para mantenernos felices y saludables a lo largo de la vida es la calidad de nuestras relaciones.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs