BLOGS
04/10/2018 07:09 CEST | Actualizado 04/10/2018 07:09 CEST

Moratoria al AVE, sí, ¿algún problema?

GTRESONLINE

El jueves pasado presenté en el Congreso de los Diputados, junto a compañeros del Grupo Confederal de Equo, IU y En Comú, una Proposición No de Ley para que el Gobierno declare una moratoria al AVE. Si, una moratoria al AVE, han oído bien.

Nada más saltar la noticia, con el Partido Popular a la cabeza, propios y extraños salieron a la palestra para llevarse las manos a la cabeza. "Unidos Podemos carga contra el AVE" o "navallada podemita al AVE", son algunas de las lindezas que se han leído y escuchado en las últimas horas.

Con el trabajito que ha costado convencer a cada vecino de cada pueblo de España para que pida una estación de AVE en la puerta de su casa y ahora vienen los podemitas a discutirlo.

En España somos muy de llevar los órdagos hasta el final. Que descubrimos que es una equivocación mayúscula a medio camino... no pasa nada... el sostenella y no enmendalla de los hidalgos castellanos viejos. Si hasta en nuestro páramo de héroes de la independencia tenemos a un "Empecinado"...

Con el trabajito que ha costado convencer a cada vecino de cada pueblo de España para que pida una estación de AVE en la puerta de su casa y ahora vienen los podemitas a discutirlo.

El resultado de esta hispana práctica de ir dando patadas a seguir a los problemas son monumentales burbujas inmobiliarias, miriadas de polígonos industriales sin industrias, aeropuertos sin aviones y la más infrautilizada red de alta velocidad del mundo. Récord absoluto de sillones vacíos en nuestros trenes de alta velocidad: 3 veces más asientos vacíos que en Francia, 5 veces más que en Alemania y 11 veces más que en Japón. Por cierto, tenemos otro récord absoluto en la Unión Europea. El del deterioro de la convencional. Efectivamente, pioneros en abandono, España es el país de la Unión Europea que menos trabajadores emplea en mantenimiento y servicio de la red convencional. Cada trabajador español es responsable de 5,47 tren-km, frente a los 3,87 de los trabajadores alemanes, los 2,21 de los belgas o los 1,46 de los eslovenos.

Y yo ensañándome. Oiga, que un error lo puede tener cualquiera. Pero el problema aquí no es ese, el problema es que en ADIF, en RENFE, en los Ministerios de Fomento de un color y otro sabían hace ya una década que el modelo AVE es un desastre en términos económicos, ambientales y sociales. Y sin embargo sostenella. ¿por qué?, ¿por qué seguimos gastándonos los ahorros del país en una inversión a largo plazo que no cumple con el objetivo de motorizar la economía ni de facilitar la movilidad de la mayoría de la población?

Récord absoluto de sillones vacíos en nuestros trenes de alta velocidad: 3 veces más asientos vacíos que en Francia, 5 veces más que en Alemania y 11 veces más que en Japón.

Ah, amigos, aquí opera otra cualidad ibérica, el cainismo. Una vez los dos viejos partidos han entrado en el juego el primero que amague con bajarse correrá con los costes de ser vituperado y vilipendiado. Como en cualquier sindicato del crimen impera la omertá.

Pero la realidad es terca. Mientras se invertía el 90% del presupuesto en la red de Alta Velocidad, nuestros trenes de cercanías y media distancia se abandonaban. En España se han venido invirtiendo en servicio y mantenimiento de la red convencional mil millones de euros anuales. Alemania invierte 13.000 millones al año, Francia 10.000 millones. 10 a 1. La subvención por viajero-km en España es de 0,05€, la tercera parte de la media europea (0,14€/v-km), 8 veces menos que Irlanda, casi 4 veces menos que Italia y 35 veces menos que Luxemburgo. El resultado no podía ser otro que las casi 900 incidencias, ¡el 30% del total de las cercanías en todo el Estado!, que la línea Ferrol-Ribadeo contabilizó en 2017, o las trece horas y media en recorrer los 658 kilómetros que separan Ferrol y Bilbao, que circula a 36 km/h entre Ferrol-Oviedo, o que ocho de las nueve máquinas que prestan ese servicio llegaran a estar estropeadas en un mismo día, o que la promesa de electrificación de la ruta entre Algeciras y Bobadilla vaya a cumplir la friolera de 100 años desde que se aprobó en las Cortes en 1919.

Mientras se invertía el 90% del presupuesto en la red de Alta Velocidad, nuestros trenes de cercanías y media distancia se abandonaban.

Y mientras esto sucede, con la vereda acabada hace rato, el PP erre que erre nos dice que p'alante, y entre otras lindezas se desmarca prometiendo un eje atlántico en Alta Velocidad que costaría 7.000 millones de euros que bien saben nunca llegarán.

Pero ya no cuela. Es el momento de afrontar el debate de las infraestructuras ferroviarias y corregir el rumbo. Terminemos las líneas AVE planificadas y en marcha y diseñemos las próximas inversiones con un criterio pragmático, racional y realista. Una red ferroviaria convencional de altas prestaciones, de excelencia en el servicio, mantenida con estándares europeos, securizada con ERTMS y con velocidades entre 160-200 km/h, sería altamente competitiva con la red viaria y costaría entre 5 y 10 veces menos que la línea modelo-AVE. Eso significa que, entre otras, podríamos unir Ferrol y Bilbao en 3h45', a un coste menor a los 2000 millones de euros y en la mitad de tiempo.

La alternativa existe. Ustedes tienen la palabra.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs