BLOGS
09/02/2015 07:17 CET | Actualizado 10/04/2015 11:12 CEST

11 cosas que los padres con síndrome de nido vacío quieren que sepan el resto de padres

Ahora que mi hijo mayor tiene 20 años y se va a estudiar a Ámsterdam, me he puesto a intentar recordar sus primeros pasos, sus primeras palabras y las veces en que me preguntaba qué tal el día al entrar por la puerta. No obstante, la triste realidad es... que todo queda ya un poco borroso.

Shelley Emling

A día de hoy, soy madre de un joven de 20 años. A día de hoy, mi hijo mayor se va a Ámsterdam, donde asistirá a una nueva (y pequeña) universidad. Después de un año en una gran universidad de Boston, decidió que las aulas de estilo teatral repletas de cientos estudiantes no estaban hechas para él.

Al igual que cuando empezó la universidad, me veo intentando recopilar recuerdos de los primeros pasos de mi hijo, de sus primeras palabras, de lo que se rió esa vez que me caí del kayak, de cuando tocaba la banda sonora de Toy Story con el piano para relajarse y de que era el único que nunca se olvidaba de preguntarme qué tal el día cuando entraba por la puerta.

La triste realidad es... que todo queda ya un poco borroso.

Como suelo decir, pensamos que siempre nos acordaremos de los momentos clave de la vida de nuestros hijos, pero no es así. Por extraño que parezca, me acuerdo de la canción de la serie La isla de Gilligan, pero me resulta casi imposible sacar de la cámara frigorífica un recuerdo del primer paseo en bici de mi hijo mayor. ¿Y no odiaba antes los huevos? No lo sé. Ya no soy capaz de acordarme.

Este es el motivo por el que he decidido poner por escrito los consejos de padres que ya han criado a sus hijos para aquellos que todavía están en las trincheras. El primer consejo es mío (tengo tres hijos) y los demás son de buenos amigos que tienen hijos mayores. ¿Alguno más para la lista? Podéis incluirlo en los comentarios.

1. Además de anotar las primeras palabras de tu hijo, graba las primeras conversaciones que mantengáis sobre Papá Noel... o sobre Dios.

A menudo estamos tan preocupados y obsesionados por grabar cada momento importante de la infancia de nuestros hijos que se nos olvida hacer un vídeo de una típica cena familiar, en la que no se hace nada aparte de reír (o discutir). ¿Crees que te acordarás de cómo era la cama de tu hijo cuando tenía siete años? Quizás tú sí. Yo no. Créeme cuando digo que los momentos del día a día son realmente lo que querrás recordar cuando tus hijos alcen el vuelo para salir del nido.

2. Cuanto más mayores se hagan, más te darás cuenta de lo valioso que es el tiempo.

"Cuando son pequeños, piensas que serán así para siempre. Pero no. Así que haz todos los viajes familiares posibles, que te proporcionarán recuerdos duraderos de los buenos momentos que habéis pasado juntos. Cuando van a la universidad y tienen sus propias responsabilidades, la cosa se complica mucho más". - S.W.

3. Conoce a sus amigos.

"Anímalos a que lleven a sus amigos a casa. Puedes aprender mucho de tus hijos sabiendo con quién se juntan. No seáis prejuiciosos y mostraos abiertos a la conversación sobre cualquier tema para que cuando estén fuera no sientan que hay cosas que no pueden hablar con vosotros si lo necesitan". - L.S.

4. Cenad en familia a menudo como prioridad.

"La mesa es un buen lugar para compartir lo que importa con amor incondicional, respeto y cercanía para intercambiar diferentes ideas. Debe convertirse en una zona segura para ser escuchado sin ser juzgado". - J.C.

5. Al final de cada año, siéntate con tu hijo y escribe sus recuerdos de los 12 meses pasados.

"Cuando cumpla 18, saca esas hojas de papel y léelas para recordar lo ocurrido". - K.P.

6. Ve a todos los partidos, actuaciones o premios que puedas.

"Nunca quisiste ser ese padre que siempre tenía que trabajar y que, por tanto, nunca estaba ahí para su hijo". - A.G.

7. Escucha desde el asiento delantero cuando ellos van detrás.

"No hagas comentarios. Podrás aprender sobre su vida diaria mucho más de lo que imaginas cuando los traes y los llevas a sus actividades". - A.T.

8. Si tu hijo te cuenta un secreto y te pide que no se lo cuentes a nadie, no lo hagas.

"Si se lo cuentas a tus amigas, él se enterará. Te lo aseguro". - K.L.

9. Desconecta cuando estés con tus hijos.

"Cuando tus hijos te hablan, POR FAVOR, apaga el móvil y el ordenador. Puedes revisar tu correo electrónico cuando ellos se vayan a la cama". - E.K.

10. Ayuda a tus hijos a descubrir sus puntos fuertes e intereses.

"Intenta ayudarlos a encontrar las cosas que realmente les apasionen y trata de alimentar sus intereses". - S.W.

11. Sed cariñosos. Siempre.

"Cuando tus hijos te abracen, nunca seas el primero en separarse". - M.M.

Este post fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano.

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'