BLOGS
23/03/2018 16:42 CET | Actualizado 23/03/2018 16:42 CET

Melancolía

RTVE

El 25 de febrero de 1981, dos días después de la irrupción del teniente coronel Tejero en el Congreso de los Diputados, el rey Juan Carlos reunió a los principales dirigentes parlamentarios y les leyó un comunicado. Entre otras consideraciones, el rey dijo lo siguiente:

"Mantenido el orden democrático, invito a todos a la reflexión y a la reconsideración de posiciones que conduzcan a la mayor unidad y concordia de España y de los españoles. Las responsabilidades por las actuaciones que se han producido se determinarán de conformidad con las normas aplicables por la jurisdicción competente y con el rigor que fuese justamente necesario"

Nadie entendió que con la primera frase el rey estaba pidiendo a los líderes políticos democráticos que cedieran en sus posiciones ante el chantaje de los golpistas. Se entendía, por el contrario, que el rey pedía habilidad política para evitar la repetición de una situación "delicada" para la que pedía "mesura y prudencia". Habilidad política más allá de las sanciones penales.

Cuando se compara al teniente coronel Tejero y su intentona golpista con los independentistas catalanes suele olvidarse esto. Se olvidan más cosas. Se olvida que Tejero se presentó a las elecciones y sacó 28.451 votos, el 0,14%.

Sería interesante saber dónde están hoy los políticos que, al margen de las normas aplicables por la jurisdicción competente y con el rigor que fuese justamente necesario, administren la situación con mesura y prudencia; dónde están los políticos que reflexionen y reconsideren sus posiciones para una mayor unidad y concordia de España y los españoles, y dónde está el rey que lo pida.

NOTICIA PATROCINADA