BLOGS
15/05/2018 07:37 CEST | Actualizado 15/05/2018 07:37 CEST

La enseñanza de las humanidades como daño colateral de la crisis económica en los jóvenes

Por Winston Manrique Sabogal

AOL

No todo es empleo y dinero en la precariedad que afronta la juventud. El muro invisible. Las dificultades de ser joven en España traza un certero mapa de la realidad y propone soluciones esbozadas por WMagazín y en Blogbankia.es

La crisis económica no solo ha afectado de frente a los jóvenes en cuestiones de empleo y monetarias, sino que empieza a minar un tema clave cuyas consecuencias son de largo plazo: el deterioro de la enseñanza de las humanidades en colegios y universidades. Ese es uno de los daños colaterales de la crisis.

Y una de sus paradojas, porque, justo ahora, se trata de la generación más cualificada y a la vez la que presenta el mayor grado de abandono escolar. Un cambio de paradigma, el de la crisis económica que va aparejada a revoluciones como la digital, que afecta a la sociedad y la cultura hacia el futuro.

Esa es una de las lecturas latente en el libro El muro invisible. Las dificultades de ser joven en España(Debate), firmado por Politikon, el grupo de jóvenes académicos y profesionales independientes creado en 2010 para analizar situaciones contemporáneas desde el campo de las ciencias sociales. Se trata de un ensayo que si bien es verdad que traza un retrato de los jóvenes con un entorno gris, al analizar su precariedad laboral, emigración, desempleo, desafección, sobrecualificación o desequilibrios económicos y sociales, hace un buen análisis sobre la educación.

"Existe el mito de que la educación en España es un desastre y de que antes era de mayor calidad". Así empieza el capítulo 6, Vicios y virtudes de la educación secundaria. También menciona la descripción de que los jóvenes son "narcisistas sin futuro" y otras cosas más que Politikon analiza punto por punto con los matices necesarios. Señala el libro dos problemas reales: el abandono escolar y la repetición. Para ello plantean soluciones como eliminar la repetición y a cambio dar clases de refuerzo e intervenciones socioemocionales y, claro, "aumentar y estabilizar el gasto".

En España el gasto público en educación cayó casi un 17 por ciento en solo cinco años: entre 2009 y 2014, mientras el número de alumnos aumentó. Frente a las críticas de una supuesta mala preparación de los jóvenes de hoy, Politikon recuerda que "España ha conseguido universalizar la educación primaria y la secundaria en las últimas décadas partiendo de un retraso secular. La generación que hoy tiene entre 25 y 34 años tiene un nivel superior de competencias al de las generaciones anteriores".

Aliado silencioso del bienestar

Educación, igualdad, cultura, ciudadanía, comprensión y tolerancia son algunos de los términos más presentes en los diferentes capítulos de El muro invisible. Palabras y conceptos que tienen en común las humanidades, las cuales no son incompatibles con las materias más prácticas y directas para la búsqueda de empleo.

"En determinado gobierno deciden que las humanidades no tienen importancia y privilegian materias relacionadas con la salida laboral frente a la preparación de un ciudadano mejor que también le van a ayudar a su carrera laboral, pero no prácticamente a conseguir un trabajo. Entiendo que alguien termina una carrera y tiene que conseguir un trabajo porque tiene que subsistir, pero eso no quiere decir que las humanidades no sirvan para la vida práctica y para el trabajo",afirmó la escritora argentina Claudia Piñeiro en el diálogo de WMagazín en la 44ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (del 26 de abril al 14 de mayo).

"¿Qué pasa cuando se empiezan a desarticular esas humanidades desde el colegio y universidades? Ese proceso lo viví en EEUU", Cuenta la escritora española Edurne Portela en el mismo diálogo de WMagazín. Y continúa: "Me tocó una época desde el principio muy buena, mucho trabajo y demasiadas humanidades. Se podía invertir en literatura, en los hábitos de las humanidades y las artes. Con la llegada de la crisis se empezó a desarticular y a cerrar un montón de departamentos. La idea era que no contribuíamos a hacer esos estudiantes competitivos. ¿Pero competitivos para qué, para qué tipo mercado? Y es el mercado que no cuenta con este tipo de formación y de capacidades que les enseñan las humanidades como es el pensamiento crítico. A mí lo que me da un poquito de miedo es que cuando se empieza a desarticular, se empiece a desmontar todo ese sistema del que nos hemos nutrido todos los que estamos aquí presentes, ¿qué pasa con el futuro? Y aquí me pongo un poco paranoica, y digo:¿Por qué ese interés en hacer cada vez, o en oficiar cada vez menos espacios públicos, menos espacios accesibles a las personas para formarse de la manera en que nos hemos formado con éste pensamiento crítico, esta valoración de otro tipo de concepción de la vida en el mundo?".

Una preocupación presente en El muro invisible cuya lectura es muy recomendada para todos, jóvenes y adultos. Páginas que cuentan cómo y por qué se ha llegado a esta situación de incertidumbre y fracaso por parte de varios actores estatales. Pero Politikon no se queda en el mapa de los problemas sino que propone soluciones o alternativas, algunas obvias, pero no por ello se deben dejar de mencionar para volver a poner en marcha la dinámica del desarrollo y los incentivos para trabajar y vivir de manera digna.

Algunas de estas propuestas más económicas y prácticas relacionadas con el empleo las puedes ver en el artículo del blog de Bankia publicado por WMagazín: Soluciones para la salida de la crisis de los jóvenes. Entre los temas allí tratados Politikon insiste en "servir mejor a los jóvenes, corregir los sistemas de redistribución para hacerlos más igualitarios y más eficientes y potenciar el nuevo papel económico de las mujeres". Y para logarlo está detrás la enseñanza de las humanidades.

Este artículo se publicó originalmente en la web de WMagazín, la revista literaria online dirigida por el periodista Winston Manrique Sabogal, un espacio para conversar con sosiego sobre literatura, donde él es cronista de encuentros, reportajes y entrevistas a ambos lados del Atlántico, y los lectores son los coautores, con sus lecturas y comentarios

EL HUFFPOST PARA AMSTEL