BLOGS
09/01/2019 07:16 CET | Actualizado 09/01/2019 07:16 CET

Mayra Santos-Febres: “Estamos en un momento donde muchas libertades pueden ser revertidas”

Por Winston Manrique Sabogal

En momentos en que algunos gobiernos y parte de la sociedad dan la espalda a la diversidad y multiculturalidad de raza, identidad sexual y a los derechos adquiridos por las mujeres, Mayra Santos-Febres intenta conjurar todo esto con la organización del décimo Festival de la Palabra, en Puerto Rico, para celebrar justo la riqueza de la diversidad.

Y lo hace con una responsabilidad nueva: miembro del consejo de Justicia social y equidad racial a nivel mundial auspiciado por la Fundación Kellogg. "Es para trabajar sobre asuntos que siempre me han interesado y con los cuales estoy comprometida", dice una de las escritoras puertorriqueñas más importantes de su país y una de las más relevantes promotoras y agitadoras culturales y literarias de América Latina.

Daniel Mordzinski
La poeta, narradora y ensayista puertorriqueña Mayra Santos-Febres.

De su mano se reinventó el Festival de la Palabra, en octubre pasado. Esa novena edición fue inaugurada en el parque Luis Muñoz Rivera en medio de la oscuridad en que aún están algunas zonas de Puerto Rico tras el huracán María de 2017. Un año después de la catástrofe el país sigue saliendo adelante, sobre todo, gracias a a la misma ciudadanía. Y por algunas personas anónimas y otras más o menos conocidas que sirvieron para devolver parte del orgullo a sus habitantes y considerar, incluso, que la literatura podía formar parte de sus vidas como se hizo desde el Festival de la Palabra.

Eso ha intentado Santos-Febres y su equipo. 2019 será para ella, además, el año de tres libros nuevos: Antes de que llegue la luz,sobre el huracán, Quién teme a la literatura y Mujer cumplida,"textos que trabajan vivencialmente los derechos de la mujer y su nueva inserción en las esferas públicas y de poder frente al patriarcado y el mundo actual".

Es el año de Santos-Febres (Carolina, Puerto Rico, 26 de febrero de 1966). La escritora que tiene como material literario la libertad, los aspectos individuales del comportamiento, la mirada sobre seres en la periferia, la lucha de las personas para superar sus inseguridades y la mujer como espina dorsal de sus historias. Pero ¿cuándo supo que la literatura era su mundo? Lo cuenta en el siguiente vídeo:

Winston Manrique Sabogal. De todos los aspectos que marcan su obra hay uno que toca a todos: la libertad. ¿Cómo recuerda que era para usted la libertad cuando empezó a escribir poesía, que fueron sus inicios?

Mayra Santos-Febres. Mis libros tratan de cómo tu negocias y vas trabajando en el mundo de las validaciones para alcanzar ese espacio pleno o un espacio de más acceso. Cuando empecé, a los 19 años, a escribir poesía y a publicarla y a ganar premios fue una sorpresa que me hicieran caso. Ahí era un concepto de libertad más sociológica y política. Era de afuera hacia dentro, en vez de adentro para fuera. Fue por el lugar donde crecí y viví. La libertad era esta lucha contra los poderes que mantenían a ciertas personas como yo, mujer, negra, caribeña, de una colonia de Estados Unidos, en un lugar invisible, silente. Ese era el concepto de libertad que tenía a los 19 años. Sentía que si no peleaba contra eso no iba a lograr nada. Pero me fui dando cuenta de que eso no era cierto, de que encontraba posibilidades de publicación, de inserción, de que había espacios paralelos donde consigues alianzas, apoyos y hermandades que no tienen nada que ver con que seas negra. Me di cuenta de que esa lucha de todos contra mí que yo creía que tenía no era cierto.

W. Manrique Sabogal. ¿Por qué creía o se sentía así?

M. Santos-Febres. Hay una épica que te enseñan antes de que tú aprendas a pensar que es: vengo de un país pequeño del cual hay que irse, con pocos recursos y para colmo soy de una raza y de un género para el cual pronostican solo el fracaso. Ese guion era muy fuerte, y yo no le veía porosidad. Pero me di cuenta de que hay toda una diáspora afrodescendiente en América Latina y en Estados Unidos que están en unos circuitos de poder. Yo me gané varias becas como la Ford y la Guggenheim, y mucho de eso tiene que ver con los compañeros latinos que estaban en Estados Unidos y reconocieron cierto talento y presencia de una voz que era necesaria. Conocí muchas editoriales y editores en Casa de las Américas de Cuba, en Madrid. De repente fui invitada a muchos lugares. Entonces me dije: 'Así no es el guion que me enseñaron. Somos muchos y estamos en muchas partes'.

W. Manrique Sabogal. ¿Cuál es el concepto de libertad que asume, entonces?

M. Santos-Febres. Si antes era una libertad muy binaria, donde se peleaba contra el poder, ahora es una libertad que se logra a través de las alianzas. Al principio, empezó en mi obra en Anamú y Manigua, en 1990, El orden escapado y en otros textos de cuento y poesía con esa libertad sociológica y política de la que he hablado, clásica. Pero, luego, en el 2000 con Sirena Selena vestida de pena empieza esa exploración de la libertad como negociación, como cambio de identidades fluidas, muy íntima.

W. Manrique Sabogal. Y a la vez colectiva donde los lectores se identifican con luchas interiores.

M. Santos-Febres. Están esas preguntas de cada uno acerca de cuál es su deseo real. Sirena Selena vestida de pena es una novela sobre los balbuceos del deseo, qué es lo que quiere la gente en realidad. Tiene a Hugo Graubel, por ejemplo, este magnate dominicano que lo tiene todo, pero le falta algo. ¿Por qué? Esa era la pregunta que me quería hacer. Me gustó mucho Sirena, ese sirenito, este hombre-mujer, este niño efebo- hombre, diva que transita tantas identidades porque es la ausencia, la carencia, el receptor de todos los deseos insatisfechos de todas las personas que le pasan por el lado. Alguien lo ama, lo desea, lo besa, pero no sabe por qué, entonces ahí la libertad viene siendo otra cosa. Descubrí que las identidades son porosas, que tú no estás marcado por ninguna identidad genética sino por unperformer que tú puedes cambiar de muchas maneras. Que una cosa es lo aprendido y lo socialmente esperado y otra los deseos y sentimientos sinceros sin prejuicios.

W. Manrique Sabogal. Un Orlando, de Virginia Woolf, contemporáneo, caribeño y universal.

M. Santos-Febres. Es el juego de las identidades. El concepto de libertad se amplió. Luego ha seguido cambiando con la escritura de novelas históricas como Nuestra señora de la noche, Fe en disfraz y La amante de Gardel donde me doy cuenta de todas las veces donde esto ha pasado antes. Yo que juraba que estaba tan determinada por mi espacio y mi tiempo y todas estas otras mujeres han estado haciendo esto desde milenios. Entonces la libertad se convirtió en un hecho, es ejercerla. Ya no hay encontronazo para mí.

W. Manrique Sabogal. ¿Cómo ve esas libertades hoy, políticas y personales, ganadas tras años de luchas y aún más por conseguir? Lo digo por los discursos que parecen ir en contra o restringirlas tanto desde nuevos gobiernos como desde la sociedad civil.

M. Santos-Febres. Hay peligros que se ciernen sobre la libertad. Estamos viendo la subida de una derecha espeluznante en nuestra América Latina, en Europa. Y eso asusta porque uno pensaba en la idea lineal de desarrollo y de progreso, y ya no. Me doy cuenta de que eso oscila muchísimo.

Hay una involución en la política y en parte de la sociedad. Y mucho tiene que ver con Donald Trump como presidente de Estados Unidos al dar "permiso" y apoyo a todas esas derechas recalcitrantes que quieren quitar logros. En Puerto Rico, por ejemplo, se está empezando a hablar de regular el derecho al aborto que ya habíamos ganado. No lo van a lograr. Y ahí sí soy capaz de pelear de verdad por el asunto. Lo que está pasando con los controles aquí: un embargo neoliberal nuevo a distintos países. El estado privatizado indirecto, como le llama Achille Mbembe el pensador camerunés. Esto es para mantener los controles fiscales de diferentes estados sin quitar la idea de que hay democracia aún. Debemos estar alertas porque estamos en un momento donde muchas libertades pueden ser revertidas.

W. Manrique Sabogal. Barack Obama dice que Trump no es la causa, sino la consecuencia. La gente sabe qué ha votado, cuáles son las líneas y banderas de gobierno de estos nuevos presidentes elegidos democráticamente. ¿Qué grado de responsabilidad tiene la sociedad?

M. Santos-Febres. Es responsabilidad nuestra como ciudadanos preservar lo logrado. ¡No sé qué nos ha pasado!Creo que es un desgaste del proceso representativo de las democracias. Además, esto de las redes sociales en Internet es tan nuevo y muy efectiva esa manipulación al recibir la información que queremos escuchar. Es responsabilidad nuestra como ciudadanos saber qué es verdad y qué es manipulación.

Creo en la diversidad y el respeto a esa diversidad. Hemos evolucionado gracias al mestizaje, a las impurezas, toda esa hibridación nos hace fuertes. La vida funciona así.

W. Manrique Sabogal. ¿Qué es lo que busca en la mujer a través de la literatura?

M. Santos-Febres. Quiero rescatar cosmovisiones y filosofías y maneras de construcción del saber que vienen de otro lado. Eso de que las mujeres y los hombres pensamos igual, somos todos seres humanos, eso no es cierto y sí lo es a la misma vez. Es decir: hay un cerebro que funciona de manera mecánica y neuronal y lo vamos entendiendo; pero como existe una cultura que es un exocerebro, como dice Roger Bartra, el sociólogo y antropólogo mexicano, esas maneras de pensar son diversas a la vez que son iguales; y tienen que ser así para tu poder acceder a un conocimiento que nace precisamente de esa diversidad donde tú lo puedes ver, porque solo tú eres único, diferente e independiente. Y esa concepción del conocimiento de cómo se produce el conocimiento es lo que a mí me importa de ser mujer.

Creo en la diversidad y el respeto a esa diversidad. Hemos evolucionado gracias al mestizaje, a las impurezas, toda esa hibridación nos hace fuertes. La vida funciona así. Pienso en las semillas del conocimiento, de ideas que salen y germinan en las cabezas de quién sabe quién, y es de esa conexión que sale una posibilidad de un mundo nuevo en continua evolución. Para mí una mujer es un travesti también. O los transgénero, otra manera de ser mujer. Y lo mismo en el caso de los hombres.

W. Manrique Sabogal. Conecta con lo que decía al comienzo sobre la identidad. Si le he entendido bien, es la primacía de los sentimientos sobre lo corpóreo y genital.

M. Santos-Febres. ¡Exacto! Lo genital es una bella metáfora de carne. Pero estamos en un momento histórico que eso se puede manipular, y eso me llama la atención. Los seres humanos somos maravillosos, realmente. Y la ciencia nos mejora y lo que es posible es humano y nos puede llevar por el bien o hasta la bomba atómica, claro.

W. Manrique Sabogal. Usted ha sido y es feminista con su literatura y sus luchas personales y colectivas, ¿qué opina de esta ola de feminismo?

M. Santos-Febres. Hay dos lugares donde los pensamientos feministas todavía no llegan, porque el feminismo sigue siendo muy sociológico. Hay, por todas partes, unos peligros reales de revertir los logros y libertades y derechos ya conseguidos con tanta lucha, pero el conocimiento neurológico, todo ese conocimiento del exocerebro, produce un tipo de conocimiento determinado.

Lo segundo que me llama la atención es el deseo. El feminismo, además de pelear la igualdad y el derecho a los mismos cargos y salarios de los hombres, del acceso al cuerpo, a la salud, a que tú seas dueña de tu propio cuerpo, necesitamos repensar los fundamentos mismos del proceso de pensarnos mujer.

W. Manrique Sabogal. ¿Podría explicarlo un poco más?

M. Santos-Febres. Es decir: Qué es ser una mujer. Yo no puedo evitar pensar ahora en muchas cosas que escribo y repensar lo que es una mujer, qué es frente a la destrucción, qué es frente a la raza, qué es frente a los hijos, qué es en la intelectualidad, cómo nos hemos creado estos mitos, y por qué, supuestamente, no podemos escribir tratados de filosofía profunda. Debemos mirar la manera de cómo podemos abrir más el acceso al proceso de crear pensamiento y difundirlo.

W. Manrique Sabogal. En lo más cotidiano hay debates sobre la esfera emocional, sentimental y fronteras de la seducción y lo sexual frente a la relación con los hombres.

M. Santos-Febres. Lo que me asusta del Me too es el puritanismo sexual que es problemático. He estado en Chile y se están dando multas por piropos, pero a mí me gusta que me tiren piropos, y me gusta caminar por la playa en tanga y hago ejercicio y me pongo tacones a los 50 años. No renuncio a mi feminidad. Y somos muchas mujeres así en oficios, trabajos y cargos de toda clase.

No hay incompatibilidad en buscar la igualdad de derechos y respeto de la mujer con el juego de la seducción. Es parte de la libertad y la identidad. ¡¿Cuál es el asunto con el sexo? ¿qué le pasa a la gente del Norte con el sexo?! Hay que arreglarse, hay que caminar, hay que seducir, hay que follar, es parte de la vida.

Yo no quisiera ser feminista si una de las condiciones es que no puedo jugar. Estamos hablando de jugar, la seducción de lo idílico, del goce, del placer con sentido común. Porque seguimos mirando todo lo que es materia y cuerpo, juego y risa y felicidad como algo menor. Tú no eres un robot. La gente se conoce a través de los cuerpos, de los sentidos.

¿Qué es esto, una monogamia ideológica para evitar qué?Ahora bien, el espacio del deseo es un espacio bien problemático, porque es un espacio indeterminado donde el poder y la violencia pueden ser muy juguetonas; y ahí la cosa no pinta blanco o negro o debido o indebido. Creo que se debe mantener el espacio del juego como un espacio de libertad.

W. Manrique Sabogal. Ya está preparando la décima edición del Festival de la Palabra de octubre que será en un momento donde todo esto está en debate.

M. Santos-Febres. Después del huracán María fuimos a dar servicio a más cinco mil estudiantes y nos dimos cuenta de que existían comunidades educativas donde cabe el saber y la curiosidad. Hemos creado un nuevo programa No estás solo. Que no se acaben las palabras. El Festival desde la edición pasada ya no es el mismo. Sentimos que la gente valora más un libro y que la experiencia literaria cabe dentro de su vida cotidiana. Queremos crear programas que desemboquen en el Festival. Uno de ellos es el colectivo Las ancestras en el cual las mujeres se reúnen. También un programa de voluntarios líderes comunitarios permanentes. Sueño con una línea editorial porque hay dos boquetes: los libros de aventuras y de memoria y biografías para jóvenes y otro de colecciones antológicas de autores de la diáspora y de Latinoamérica.

El año apenas empieza para Mayra Santos-Febres y su equipo. El Festival de la Palabra cumple diez años celebrando espacios para la sociedad civil y el Caribe con esferas para el diálogo y las diversidades desde el respeto. Y ella seguirá escribiendo para explorar la libertad, los aspectos individuales del comportamiento, la mirada sobre seres en la periferia, la lucha de las personas para superar sus inseguridades y la mujer en sus diferentes planos en un mundo que se abre a ellas.

***

Te invitamos a ser mecenas literario de WMagazín

Video de invitación al mecenazgo de WMagazín.

Hola, soy Winston Manrique Sabogal, fundador y director de WMagazín.

Quiero darles las gracias por la acogida de la revista. Me gustaría invitarlos a que se conviertan en mecenas de WMagazín con un pequeño apoyo económico en momentos cruciales para la creación literaria, la industria del libro, el fomento de la lectura y el periodismo cultural independiente con:

12 euros semestre o 20 euros al año.

Hay dos maneras de hacerlo:

INGRESO DIRECTO a la cuenta corriente de WMagazín en La Caixa:

ES64 2100 5518 7702 0020 4784

  • Aquí puede ser con las cantidades señaladas o cualquier otro aporte superior. Y si quieren nos escriben a info@wmagazin.com

O por la plataforma de pago PayPal, uno de los sistemas de transacción online más seguros, o con tarjeta de crédito. Estas dos opciones aparecen en la misma ventana que se despliega en cada una de los dos opciones de apoyo arriba mencionadas (12 euros semestre o 20 euros al año).

12 euros semestre

Puede hacerlo en este enlace

o

20 euros al año

Puede hacerlo en este enlace

Con su donación ayudan a la difusión de la cultura y de la mejor información sobre literatura y el mundo del libro en un momento coyuntural para el sector. Los medios de comunicación cada vez dan muchísima menos información literaria, mientras los libros son los más eclipsados en la sobreoferta de ocio en la Red. Su aporte económico permitirá que WMagazín siga abierto al público contribuyendo a la divulgación de este maravilloso arte, al placer de la lectura y al ejercicio de un periodismo cultural independiente y de alta calidad con contenidos exclusivos en sus temas, enfoques, personajes y formatos únicos.

Los mecenas que quieran nos pueden dejar su correo electrónico para enviarles, cada semana, en primicia, el avance de un libro importante. El correo es: info@wmagazin.com

Agradezco la confianza y el ánimo tan estimulante que recibimos con sus lecturas y comentarios. Y, de ante mano, gracias por apoyar WMagazín.

  • PD: Si les gusta WMagazín me gustaría que enviaran este artículo-invitación de mecenazgo a otros amigos y amantes de la lectura que conozcan. Por el placer de compartir lecturas, como dice nuestro eslogan. Gracias.