BLOGS
28/10/2018 08:59 CET | Actualizado 28/10/2018 08:59 CET

Personajes terroríficos para para disfrazarse en Halloween y dar mucho miedito

Halloween ya está aquí. Lo sabemos porque los escaparates se han llenado de calabazas con ojos triangulares, vampiros voladores y colmillos sangrantes. Paseando por las calles una fantasea con encontrar el disfraz más espeluznante para despertar verdadero terror. Intuimos que el personaje en cuestión ha de tener determinados atributos: ser una mezcla entre caballero oscuro y bestia recién salida de las cavernas. Oler a rancio y tener un puntito egocéntrico y narcisista. Ser vetusto pero peinado patrás y con olor a perfume caro. Que le gusten los focos y las redes sociales sean su perdición... Con esas pistas me vienen a la cabeza unos cuantos perfiles que harán las delicias de los invitados más arriesgados: vestidos así el pavor está asegurado.

Presentador egocéntrico y trasnochado

Una apuesta segura. Un clásico que no pasa de moda. Un fondo de armario. ¿Que no tienes nada que ponerte en Halloween y dispones de poco tiempo? Tira de pantalón vaquero petao y camisa blanca y te marcas la del súper machito que supera pruebas con ojo morado y brazo escayolado. Al encontrarte con tus amigas puedes meterte en el personaje preguntándoles por qué les gustan tanto los zapatos o cuándo van a ser madres: huirán despavoridas. Otra alternativa es la de presentador-cuñao con delantal blanco. Pero ¡ojo! este disfraz sólo es apto si acudes a fiestas en mansiones de más de 2.000 metros cuadrados que dispongan de vitrocerámica con un cuadro de mandos imposible de entender.

Famoso comprabebés

Este se ha puesto muy de moda últimamente, en algunas tiendas hay lista de espera porque ya están agotados. Se encargan un par de bebés a la carta en alguna granja de mujeres de esas que hay en países lejanos y cuando te llegan por AliExpress te asustas porque no eran lo que esperabas y corres a descambiarlos. Para este disfraz sólo tienes que publicar en Instagram una foto posando con los recién comprados. No olvides citar al final que lo único que importa es tu deseo y no mencionar nada sobre derechos de las mujeres y de los niños. En lugar de caramelos se recomienda repartir sobrecitos de Almax a los invitados para poder pasar el mal trago.

Joven político neoliberal

La estrella indiscutible de la nueva colección de disfraces aterradores. Un disfraz que a primera vista engaña bastante porque viene con una estética renovada: sonrisa amable, menos arrugas y canas, traje impoluto de chaqueta y corbata... Pero cuidado, no se dejen engañar: si se sube a algún atril con este atuendo se revelará el verdadero reaccionario que lleva dentro. Por su boca, además de espuma blanca, prorrumpirán expresiones sin sentido del tipo "hay que acabar con ideología de género", "el aborto no es un derecho", "el feminismo no es una cuestión de mujeres"... ¡Atención! Comprando este disfraz en las tiendas anaranjadas te hacen descuento en el de "Famoso comprabebés"... un 2 x 1 tentador y aterrador a la vez.

Escritor pluma floja

Al alza está también esta otra opción de corte más intelectual, pero con el tufillo rancio necesario para espantar. ¿Requisitos para lucirlo? Escribir en un medio, ser bastante ignorante (pero aparentar no serlo), oponerse al avance de los tiempos, odiar a las feministas y a las mujeres en general. Si cumples estas pautas te será muy fácil hacerte pasar por uno de ellos. La mala noticia es que llevarlo produce efectos secundarios: sensación de aislamiento, baja autoestima, desorientación, y hacerse caquita y pérdidas de orina cuando algún tuit se hace viral. Se pueden comprar en packs de tres en tres y aparecer juntos en portadas de periódico de tirada nacional (las cuchipandis de escritores pluma floja son lo más).

Cómico ofendidito

Recién salido de la pasarela de Fiestas Paco llega el traje más esperado de la temporada: el de Su Majestad El Cómico. Viene con una caja de chistes racistas y machistas para eclipsar al personal en plena la fiesta. La caja también trae corona y cetro de oro y una cinta de carrocero con la que tapar la boca a todos los invitados, no sea que alguien ose rechistar. Con este look será reclamado en numerosos programas y espacios televisivos donde se encontrará a más colegas vestidos de la misma manera. Ente todos os reiréis los chistes unos a otros y entraréis en un espeluznante círculo vicioso, un no parar de fantasmear.

Si alguien se atreve con alguna de estas opciones en su fiesta de Halloween... ¡por favor, que nos la haga llegar!

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs

APRENDE A USAR TU DINERO