INTERNACIONAL

El Parlamento ruso estudiará prohibir a los homosexuales que donen sangre

26/08/2013 12:23 CEST | Actualizado 26/08/2013 12:23 CEST
AFP

Después de la ley contra la propaganda homosexual, que sanciona la promoción de orientaciones sexuales "no tradicionales", Rusia sopesa ahora dar un paso más en su escalada contra gays y lesbianas. La Duma, la cámara de diputados del país, estudiará prohibir a los homosexuales que donen sangre, según anunció este lunes el vicepresidente del Comité de Ciencias del organismo estatal y candidato a la alcaldía de Moscú, Mijaíl Degtiariov.

"Propondremos enmiendas en la ley sobre la donación y en la normativa del Ministerio de Salud para volver a incluir la homosexualidad en la lista de contraindicaciones para donar sangre", declaró en rueda de prensa Degtiariov, diputado del ultranacionalista Partido Liberal Democrático de Rusia.

Agregó que tal iniciativa no puede considerarse discriminatoria dado que, según sus datos, un 65% de los infectados con el virus VIH son homosexuales. Además, adelantó que la Duma estudiará un proyecto de ley que prevé que el Estado sufrague los gastos de la primera consulta médica de aquellos que quieran cambiar su orientación homosexual a la heterosexual.

PROHIBIDO HASTA 2008

En 2008, el Ministerio de Salud ruso autorizó a donar sangre a los homosexuales, algo que estaba prohibido desde los tiempos de la URSS, cuando el código penal castigaba los actos homosexuales con hasta cinco años de prisión.

Rusia aprobó recientemente una controvertida ley que prohíbe entre los menores de edad la propaganda homosexual, lo que algunos consideran que es una excusa para impedir la celebración de las marchas de orgullo gay.

Además, Moscú prohibió la adopción de niños rusos por parte de homosexuales extranjeros y de solteros procedentes de países donde son legales las uniones entre personas del mismo sexo.

Según denunció este mes de agosto el colectivo Spectrum Human Rights Alliance (SHRA), las agresiones a homosexuales están aumentando en Rusia y, además, "quedan impunes bajo el amparo de la nueva ley". Mientras, el grupo neonazi autor de los ataques más recientes, Occupy Pedofilyaj, sigue subiendo vídeos de sus acciones a la red social VK.

La polémica sobre la homofobia en Rusia ha llegado incluso al deporte, después de que la campeona del mundo de salto de pértiga Yelena Isinbayeva respaldase la ley contra la propaganda homosexual. "Es una falta de respeto hacia nuestro país, hacia nuestro ciudadanos, porque nosotros somos rusos. Tal vez somos diferentes a otros europeos y gente de otros países, pero tenemos una ley que hay que respetar", dijo la deportista.