TENDENCIAS
06/06/2012 19:59 CEST | Actualizado 07/06/2012 01:31 CEST

Muerte de Ray Bradbury: los consejos del escritor a los jóvenes

Ray Bradbury, en 1966. Gtresonline

Su condición de autodidacta y la falta de recursos en su juventud llevó a Ray Bradbury a defender a ultranza las bibliotecas y la experiencia vital como base para convertirse en escritor. El autor de Crónicas Marcianas y Fahrenheit 451, fallecido a los 91 años en Los Angeles, recomendaba además empezar poco a poco y no lanzarse a intentar escribir una novela sin haber vivido, y aprendido, lo suficiente.

A los escritores en ciernes les instaba a vivir, experimentar. “Si uno escribe sin garra, sin entusiasmo, sin amor, sin divertirse, únicamente es escritor a medias”, decía en su ensayo 'Zen en el Arte de Escribir' (1994). "Para rescribir ya habrá tiempo. Hoy, ¡estalle, hágase pedazos, desintégrese! ", afirmaba.

Open Culture agrupó 12 consejos del autor, recogidos en Literaturas.com. La lista resumida sería así:

Empezar con relatos cortos

Ser consciente de que uno siempre trata de imitar a sus ídolos

Estudiar a fondo a grandes escritores de cuentos como Roald Dahl o Guy de Maupassant

Alternar las lecturas a la hora de dormir entre cuentos, poemas y ensayos de todo tipo de camposalejarse de los amigos que no crean en ti

Pasar incontables horas en la biblioteca

Obsesionarse con el cine, a poder ser el antiguo

Escribir sólo lo que a uno le divierta

Escribir sobre cosas que uno odia y ama

Escribir sobre cualquier vieja historia que a uno le venga a la cabeza

Y, pese a todo el esfuero, no planear ganar dinero con ello

Y aquí, un extracto de la la carta a un estudiante, recogida por lainformacion.com:

Querido, William Stanhope:

La decisión más importante de mi vida se produjo cuando tenía nueve años... Coleccionaba las tiras de Buck Rogers de 1929 cuando un compañero de quinto curso se rió de mí. Rompí los tebeos. Una semana después, rompí a llorar.

¿Por qué lloraba? ¿Quién ha muerto? [...] ¿Qué aprendí? A ser yo mismo y nunca permitir que otros juzgasen por mí o interfiriesen en mi vida. Chicos, haced lo mismo. Sé tú mismo. Ama lo que tú amas.

Con los mejores deseos. Ray B. 28/10/1991

ESPECIAL PUBLICIDAD