ECONOMÍA
13/12/2016 18:35 CET | Actualizado 13/12/2016 22:59 CET

España parte con 16 de los 17 Objetivos de Desarrollo suspensos en su ruta hacia la Agenda 2030

EUROPA PRESS

España ocupa el puesto 30 de un ránking de 149 países, solo por delante de Lituania (31), Malta (32), Portugal (34), Italia (35), Croacia (36), Grecia (37) y Polonia (38). El país tiene todavía un largo camino por recorrer si quiere cumplir los 17 Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODS) marcados por la ONU para el periodo 2015-2030. Así lo recoge el Índice de los ODS, la foto fija y punto de partida hacia el objetivo 2030, que ha sido presentado este lunes en Madrid.

España suspende en 16 de los 17 ODS

Suspenso con matices, pero suspenso en 16 de los 17 objetivos. Un mal arranque, con matices, pero malo. España necesita mejorar en siete capítulos de desarrollo y remontar desde lo más bajo en otros ocho si quiere tener las tareas hechas para la Agenda 2030. El país, con una brecha salarial del 23% entre hombres y mujeres, solo cumple en igualdad de género, donde saca nota gracias a la importancia de las mujeres en los parlamentos (41,1%), los años de escolarización femenina (95,3%) y su participación en el mercado laboral (81,7%), según el Índice de los ODS, elaborado por la Fundación Berstelsmann y presentado este lunes en Madrid. El Índice mide la situación de partida de cada país respecto al horizonte 2030 y ayuda a calcular la intensidad necesaria para recorrer este camino. A España, en palabras de Miguel Ángel Moratinos, "le queda un largo recorrido", aunque se advierte una mejora en la voluntad de las administraciones, los ciudadanos y las empresas que nos hace ser optimistas, comenta el exministro socialista y presidente de la Red española de Desarrollo Sostenible, Miguel Ángel Moratinos. Esos matices.

Con matices también, Suecia, Dinamarca y Noruega son los tres países mejor posicionados. Aún así, Suecia suspende en cambio climático y ecosistema y necesita mejorar siete objetivos más. Dinamarca suspende cuatro (cambio climático, océanos, ecosistema y producción y consumo responsable) y necesita mejorar en siete apartados. Noruega suspende en cambio climático, hambre y consumo y producción responsable y necesita mejorar en seis áreas para llegar a 10 de 10 en 2030.

La Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, cuyo capítulo español preside el exministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Miguel Ángel Moratinos, hace las veces de lobbie de la Agenda 2030 en España. Después de comprometer a todos los partidos del arco parlamentario en la Declaración de Sostenibilidad, fijar la financiación del desarrollo sostenible en la Constitución, la red ha presentado este lunes el Índice y paneles que dejan a España en una posición muy mejorable respecto de las metas y el plazo fijados por Naciones Unidas para alcanzar los objetivos de sostenibilidad.

España puntúa muy bajo en empleo, investigación, reciclaje de residuos municipales, biodiversidad o ayuda al desarrollo. Bien España necesita mejorar bien podría entenderse que los objetivos son ambiciosos, lo que Miguel Ángel Moratinos niega. “El índice trata de ser objetivo”, responde al teléfono, para reconocer inmediatamente después la dificultad de comparar países tan dispares, por lo que Naciones Unidas valora nuevos indicadores que faciliten un seguimiento más preciso”.

Incluso Suecia, líder con una puntuación global de 81 sobre 100, incumple

Los países tienen que actuar con urgencia para lograr los objetivos ya que, incluso Suecia, líder del pelotón con una puntuación global de 81 sobre 100, incumple. España obtiene una puntuación de 72,2 puntos sobre 100, en un entorno regional con una media de 75,3 sobre 100. En promedio, los países de la OCDE incumplen hoy más de un tercio de los objetivos. Las materias en que peor nota obtienen están relacionadas con el medio ambiente: cambio climático (ODS 13), conservación de los ecosistemas (ODS 14 y 15) y e consumo y producción sostenibles (ODS 12).

Una de las primeras tareas de la nueva dirección de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID) será preparar la ruta para alcanzar los objetivos de desarrollo en la fecha propuesta, según ha relatado el exiministro, para quien las políticas del nuevo equipo de la Generalitat, que ha implementado la Agenda 2030 desde el Gobierno de coalición, deberían ser una referencia para el resto del país.

DESIGUALDAD, LA CHINA EN EL ZAPATO

Preocupa la desigualdad, el gran handicap de España para alcanzar los objetivos de desarrollo y que en opinión de Miguel Ángel Moratinos significa una ruptura gravísima, un distanciamiento entre la clase dirigente, media y trabajadora que ha producido fenómenos de escepticismo, confusión y populismo… problemas de convivencia colectiva, en definitiva. El exministro también observa con inquietud la transición energética, que van a suponer políticas también complejas, aunque espera que la conciencia colectiva sobre el bienestar acompañe los cambios.

España parte de una nota negativa (en rojo) en los objetivos 2 (Hambre cero), 4 (Calidad de la educación), 8 (Trabajo decente y crecimiento económico), 9 (Industria, innovación e infraestructuras), 12 (Consumo y producción responsables), 13 (Acción por el clima), 14 (Océanos), 15 (Ecosistema) y 17 (Ayuda al desarrollo). Aunque sus habitantes están de media bien alimentados, falla en la gestión del nitrógeno en la agricultura, lo que contamina. Con una escolarización masiva, todavía pocos de sus ciudadanos cursaron enseñanza secundaria superior (64%). El desempleo, y en especial el de los jóvenes, es la principal china en el zapato de España que, como es de recibo, que parte en muy mala posición para el objetivo de Trabajo decente y crecimiento económico. Tampoco se luce en innovación, con escaso personal de I+D y muy pocas patentes. La salud de los océanos, las emisiones de CO2, el cambio forestal y los espacios protegidos también colocan a España en una mala posición de partida para el cuidado del medio ambiente.

Necesita mejorar los ratios de pobreza (22,1%), obesidad (21,6%), tuberculosis (10,8 afectados de cada 100.000 habitantes), el número de fumadores (30%), el papel de las energías renovables (el 11,9% del consumo eléctrico) y la relación de ocupados respecto del resto de la población. También obtienen mala nota los coeficientes de Gini, Palma y el Índice Gini de Justicia social, así como el gasto en salud, educación e I+D.

Aunque sus habitantes están de media bien alimentados, falla en la gestión del nitrógeno en la agricultura. Con una escolarización masiva, todavía pocos de sus ciudadanos cursaron enseñanza secundaria superior (64%). El desempleo, y en en especial el de los jóvenes, es la principal china en el zapato de España que, como es de recibo, que parte en muy mala posición para el objetivo de Trabajo decente y crecimiento económico. Tampoco se luce en innovación, con escaso personal de I+D y muy pocas patentes. La salud de los océanos, las emisiones de cO2, el cambio forestal y los espacios protegidos también colocan a España en una mala posición de partida para el cuidado del medio ambiente.

Necesita mejorar los ratios de pobreza (22,1%), obesidad (21,6%), tuberculosis, el número de fumadores (30%), el papel de las energías renovables (el 11,9% del consumo eléctrico) y la relación de ocupados respecto del resto de la población. También obtienen mala nota los coeficientes de Gini, Palma y el Índice Gini de Justicia social, así como el gasto en salud, educación e I+D.

La Moncloa coordinará la agenda de Desarrollo Sostenible 2030, en la que España va rezagada. El director de la Agencia de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), Luis Tejada, avanzó este lunes que en los próximos meses España contará con esta estructura que ayudará a poner en marcha una estrategia, también pendiente de elaborar, enfocada al cumplimiento de esta.

MODELO A SEGUIR

Valencia es el modelo a seguir. La Comunidad es la primera en aterrizar la Agenda e incluso lleva la delantera al Gobierno de España. En el momento de la aprobación de los ODS en septiembre de 2015, la Generalitat se puso manos a la obra y diseñó una estrategia para llegar a 2030 con los deberes hechos. La red que tejió implica a municipios, ONG, empresas, universidades y ciudadanos. Los cinco pilares sobre los que la ONU levanta su programa.

Para llevarlo a terreno, la Generalitat se planteó cuatro misiones: “Informar, sensibilizar, concienciar y convencer; por ese orden”, enfoca Federico Buyolo, director general de Cooperación y Solidaridad de la Generalitat, en conversación telefónica desde la ciudad de las flores. El programa entra en 2017 en su segunda fase. La Ley de Cooperación y Desarrollo Sostenible de la Generalitat, en cuya redacción ha participado la ciudadanía valenciana y en la que entrará en vigor en enero próximo, conlleva la creación de dos organos específicos para el seguimiento del programa: Consejo Interdepartamental para los ODS y el Alto Consejo Consultivo para los ODS.

“El éxito del programa reside en las alianzas”, explica Buyolo. “Alianza con los municipios: cada uno de los 16 municipios de la red lidera uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la Federación Valenciana de Municipios lidera el número 17”.” Alianza con la universidad, responsable de las líneas de investigación”. “Alianza con la empresa, cuyas políticas de responsabilidad social corporativa, ya caducas, tendrían un buen foco de renovación en los Objetivos”. “Alianza con la academia, a cargo de las líneas de investigación y divulgación”. ”Y alianza con la ciudadanía, la clave del programa y el héroe de los ODS”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- España: Objetivos de Desarrollo Sostenible un año después (Blog de Teresa Ribera).

- Planeta 2.0 (Blog de Cristina Manzano).

- Nueva agenda (y promesas) en la Cumbre sobre el Desarrollo Sostenible (blog de Xavier Fernández Pons).