BLOGS
17/11/2012 10:36 CET | Actualizado 16/01/2013 11:12 CET

¿Ha vivido la sanidad pública por encima de sus posibilidades? Datos detrás de la 'marea blanca'

Puestos a comparar y para ser justos, se puede analizar el coste que supuso un modelo, el de la gestión privada, y otro, el de la gestión pública, teniendo en cuenta el coste por cama.

"Para el mismo tipo de atenciones, el coste en hospitales puramente públicos es mayor".

Esta declaración del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha provocado una marea blanca de concentraciones y manifestaciones de profesionales de la sanidad madrileños indignados con el plan de privatización de la gestión de seis hospitales públicos. El coste es, de hecho, el argumento más utilizado por los defensores de dejar en manos privadas la gestión de los hospitales. Tanto se ha repetido que se ha convertido en un mantra que se repite sin cuestionarse su veracidad o falsedad, pero ¿hasta qué punto es cierto? ¿Es la gestión privada más barata que la pública?

Los datos

El equipo de González ha dado una cifra para justificar su postura: que el coste por paciente de un hospital gestionado por una empresa privada, como el Hospital Infanta Elena, en Valdemoro (Madrid), son 440 euros, mientras que en otros hospitales donde el modelo es público el coste es de 600 euros.

Lo que no cuenta González es en cuál de los más de veinte hospitales madrileños el coste por paciente es de 600 euros. Tampoco la cifra que da tiene en cuenta que el tipo de paciente que se atiende en un centro como el Hospital público La Paz, a donde se derivan enfermos de otros hospitales para practicarles cirugías y tratamientos de elevado coste por su complejidad, no tiene que ver con el coste que supone el tipo de paciente que se atiende en un centro con menor capacidad como el de Valdemoro.

Para hacernos una idea, en 2011 mientras que sólo en La Paz se realizaron 41.060 intervenciones quirúrgicas (sin contar otros procesos quirúrgicos ambulatorios realizados fuera de quirófano), con los costes que supone cada operación, los cinco hospitales que gestiona en la Comunidad de Madrid la empresa privada concesionaria de la gestión del Hospital Infanta Elena realizó 53.810 intervenciones quirúrgicas.

Ahora bien, puestos a comparar y para ser justos, se puede analizar el coste que supuso para los madrileños en 2012 un modelo, el de la gestión privada, y otro, el de la gestión pública, teniendo en cuenta el número de camas del hospital. Es decir, el coste por cama. Pues bien, en 2012 el coste por cama en el Hospital Infanta Elena, el primero de gestión puramente privada que se abrió en la Comunidad de Madrid, fue de 450.770 euros, mientras que el de La Paz fue de 332.352 euros, un 35% menos, según los presupuestos de la Comunidad de Madrid de ese año.

No es el único hospital de gestión pública que gana en este indicador al modelo de gestión privada implantada en Valdemoro por la comunidad en 2007. La Princesa, que últimamente ha estado de actualidad por la intención del Gobierno autonómico de convertirlo en un centro especializado en la tercera edad, tuvo un coste por cama de 335.449 euros; el Gregorio Marañón, 270.092 euros y el 12 de Octubre, 288.106 euros.

También hospitales de gestión mixta (en donde los servicios no sanitarios son gestionados por una empresa privada), como el Hospital del Henares, que ahora la Comunidad pretende privatizar completamente, ganan en eficiencia al 'modelo Valdemoro', con un coste por cama de 389.855 euros, y lo mismo el Hospital del Sureste, con un número de camas similar a Valdemoro, tuvo un coste menor, de 423.274 euros.

De todas formas, ¿de qué estamos hablando? ¿Es tan caro el Sistema Nacional de Salud que no podemos permitírnoslo? ¿Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, como se dice ahora? Pues no, de hecho el coste del sistema de salud español -el tercero mejor del mundo según la revista Newsweek, con una cobertura universal- representa el 9,6% del PIB, mientras que en Estados Unidos, en donde la atención no llega a toda la población, el gasto supone el 17,6% del PIB, según la OCDE, lo que demuestra la eficiencia del sistema actual. Es más, para quitarnos complejos, en proporción, gastamos menos que Francia (11,6%), Alemania (11,6%) o Suiza (11,4%).

¿Será capaz la gestión privada de reducir aún más estos buenos resultados manteniendo la calidad? Está por ver, aunque en Reino Unido, un país en donde el gasto sanitario supone una parte del PIB similar a España, el Gobierno ha tenido que gastar 1.500 millones de euros de más debido a la privatización parcial de parte de sus hospitales, según un estudio publicado en el British Medical Journal (BMJ).

En definitiva, nadie quiere gastar más de lo necesario para recibir una atención de calidad. Tampoco se trata de defender lo público por lo público ni lo privado por lo privado, pero lo que sí que es exigible es que cualquier debate que se abra sobre este tema se base en cifras, no en posturas ideológicas, porque luego la factura y las consecuencias la vamos a pagar todos.