El lince ibérico escapa de la extinción

El lince ibérico escapa de la extinción

La especie supera la barrera de los 2.000 ejemplares

Cachorro de lince ibericoMinisterio para la Transición Ecológica

Los trabajos de censo del lince ibérico (Lynx pardinus) realizados en España y Portugal durante 2023 han demostrado que la especie ha superado la barrera de los 2.000 ejemplares, alcanzando un nuevo récord desde que se lleva a cabo un seguimiento detallado de sus poblaciones. Así lo indica el informe elaborado por el grupo de trabajo del lince ibérico, que coordina el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), compuesto por representantes de las comunidades autónomas españolas y el Instituto de Conservación de la Naturaleza y los Bosques (ICNF) de Portugal.

El documento revela que se han censado un total de 2.021 linces, distribuidos en España (1.730, lo que representa un 85,6%) y Portugal (291). Cuatro comunidades autónomas españolas albergan poblaciones estables de esta especie. Andalucía acogió 755 ejemplares, lo que equivale al 43,6% de la población española, mientras que en Castilla-La Mancha se contabilizaron 715 linces (41,3%). En Extremadura se censaron 253 ejemplares y en la Región de Murcia siete.

De los linces censados, 1.299 eran adultos o subadultos con una distribución de sexos ligeramente favorable a las hembras (602 machos y 611 hembras). El número de hembras reproductoras o territoriales en 2023 ascendió a 406, 80 más que en 2022, acercándose paulatinamente al objetivo demográfico preliminar de 750 hembras reproductoras, considerado como un indicador de que el lince se encuentra en un estado de conservación favorable. Además, el número de cachorros nacidos en 2023 también aumentó a 722, con una tasa de fecundidad de 1,77, calculada como el número de cachorros nacidos por el número de hembras territoriales.

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

La población de lince continúa expandiéndose tanto en número como en territorio. La especie ya se reproduce en 14 áreas geográficas diferentes, con nuevas zonas de presencia estable en la Región de Murcia y en las provincias de Albacete, Badajoz, Toledo y Ciudad Real. La tendencia positiva de la población, que continúa desde 2015, permite ser optimista respecto a la reducción del riesgo de extinción del lince ibérico. En unos 20 años, la población ha pasado de menos de 100 ejemplares en 2002 a más de 2.000 en 2023. Y en los últimos años, el aumento es aún más notable, ya que en 2020 la población total era de 1.111 linces, y tres años más tarde se han sumado casi 900 individuos más.