Soy técnico en nutrición y estos son los panes de molde más saludables de los supermercados

Soy técnico en nutrición y estos son los panes de molde más saludables de los supermercados

Ana Luzón apuesta por consumirlo de grano integral y en cantidades adecuadas.

Rebanadas de pan de molde.Getty Images

Se podría decir que el mundo se divide entre los paneros y los no paneros. Aunque unos lo son por gusto y los otros no lo son casi seguro por mantener la dieta. Por algo cuando algo está rico decimos: “Está para mojar pan”. Muchas personas tienen una relación de amor-odio con el pan. Les encanta, pero creen que deberían eliminarlo de su dieta porque engorda. “El pan no es malo ni bueno, ningún alimento por sí mismo engorda o adelgaza”, explica la técnica en nutrición Ana Luzón. “Es una fuente más de carbohidrato que, si se consume en las cantidades adecuadas y de grano integral, puede formar parte de una dieta saludable”, asegura.

No obstante, conviene advertir que el pan no es un alimento especialmente interesante comparado con otras fuentes de hidratos de carbono, como los tubérculos o las legumbres, que contienen más fibra y micronutrientes, según recuerda Luzón. Y añade que el contexto de la persona y sus gustos son determinantes para mantener una dieta saludable a largo plazo por lo tanto éste es su consejo, que nos lleva al meollo de la cuestión: “Si no puedes vivir sin comer pan, incluye el mejor que puedas comprar”.

¿Es que es lo hay que buscar en un pan de molde para que sea el más saludable? Ana Luzón nos da las cuatro claves que debemos memorizar antes de ir a la compra: “Que sea 100% elaborado con harina integral de trigo; que no contenga aditivos especialmente innecesarios; que tenga el menor contenido de sal y grasa añadida posible, y que ésta sea aceite de oliva, y, finalmente, que tenga el mayor contenido de fibra posible”.

Desde 2019, con la nueva ley del pan, los integrales son realmente integrales. Dos buenos ejemplos son el Natural 100% Integral, de Bimbo, sin conservantes ni aditivos (6,44€/kilo), que tiene mejor calidad o The Rustic Bakery, integral 84%, hecho con masa madre, (6,75 €/kilo). “Este último me gusta por su sabor y formato en hogaza”, puntualiza la técnico en nutrición, “Porque, aunque no sea 100% integral, es un pan que pesa poco y que va muy bien para desayunar”. También está el pan de molde 100% integral, 0% azucares añadidos, de Hacendado, (2,75€/kilo). Este es el mas barato y, aunque no sea de tan buena calidad, es asequible y es mejor que cualquier versión de harina blanca u otros de harina integral, opina Ana Luzón

Los beneficios de los panes de harina integrales no son tontería: “Se asocian con una reducción de riesgo de enfermedad cardiovascular, cáncer, diabetes y enfermedades del sistema nervioso”, resalta esta experta en dietética. “Son altos en vitaminas del grupo B y fibra no fermentable, altos en hidratos de carbono (lo que es un beneficio, sobre todo para los deportistas", agrega.

La fuerza de nuestro futbol
Un proyecto de Santander

En la otra cara de la moneda están los panes que producen más riesgos para la salud, los de harina refinada. “Se asocian con un aumento de riesgo de obesidad, diabetes y enfermedad cardiovascular. Además, deben tener especial cuidado con ellos las personas celíacas o con sensibilidad no celíaca al gluten; son altos en hidratos de carbono, lo es un riesgo en diabéticos y resistentes a la insulina, y son altos en sal”, concluye esta experta en nutrición.