Cristina López Barrios, premio Azorín 2024: "Quiero ponerle voz a esa cara de sorpresa, de maravilla, de la gente del campo cuando descubría el cine"

Cristina López Barrios, premio Azorín 2024: "Quiero ponerle voz a esa cara de sorpresa, de maravilla, de la gente del campo cuando descubría el cine"

La escritora madrileña ahonda en las Misiones Pedagógicas de la II República en su nueva novela.

La escritora Cristina López Barrios.JAVIER OCAÑA

Durante la II República, las Misiones Pedagógicas se pusieron en marcha para llevar a la gente de los pueblos y aldeas más aislados del país la cultura y los avances que se disfrutaban en las ciudades. Manuel Bartolomé Cossío, heredero de Francisco Giner de los Ríos en la Institución Libre de Enseñanza, fue su presidente y el encargado de reclutar a un grupo de jóvenes intelectuales y maestros que serían los encargados de descubrir la literatura, el teatro, la fotografía, el cine, la música y la pintura a las gentes que habitaban los lugares más remotos de España. 

María Zambrano, Pedro Salinas, Federico García Lorca o Luis Cernuda fueron algunos de los destacados nombres que participaron en este gran proyecto educativo, que llegó entre 1931 y 1936 a cerca de 7.000 pueblos y aldeas, y que concluyó con la llegada de la dictadura.

"Acompañaba a mi marido a Lisboa por cosas de trabajo y me parecía una ciudad como tan bonita, como muy melancólica y muy nostálgica, que me planteé hacer un thriller ambientado en esa ciudad. Llevaba como 60 o 70 páginas de esa nueva novela de Lisboa —que ahora están en un cajón—, cuando me puse a buscar vídeos de Luis Cernuda, que me gusta muchísimo, en Internet. Y entonces me salió un vídeo de él en las Misiones Pedagógicas", cuenta Cristina López Barrios sobre el origen de La tierra bajo tus pies.  Esta novela le ha llevado a alzarse con uno de los premios más importantes de la narrativa española, el premio Azorín. 

Lo siguiente que hizo fue teclear en Google "misiones pedagógicas" y deleitarse con las fotos que inmortalizan aquella labor: "Me dije: 'Quiero escribir una novela que cuente la historia de las caras de las personas que aparecen en esas fotos. Quiero ponerle voz a estas fotografías, a esa cara de sorpresa, de maravilla, de la gente del campo cuando descubría el cine. Esto va a ser la siguiente novela que voy a escribir".

La mujer y su belle époque

Con las Misiones Pedagógicas como escenario principal de la novela, la autora comenzó a construir a su protagonista: "Empecé a investigar un poco el Madrid de los años 30 y enseguida quise a una chica que disfrutara un poco de esa belle époque española y de la apertura de la mujer al mundo que se estaba logrando poco a poco".

Cati, la protagonista, es un personaje inspirado en Victorina Durán, una mujer que estudió en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, que consiguió una oposición y fue una reconocida una figurinista y escenógrafa, "además de tener una historia de bisexualidad potentísima"

Así nació Cati, un personaje inspirado en Victorina Durán, una mujer que estudió en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, que consiguió  una oposición y fue una reconocida figurinista y escenógrafa, "además de tener una historia de bisexualidad también potentísima". Formó parte del Lyceum Club Femenino al que también pertenecíeron María Zambrano, Victoria Quer o Zenobia Camprubí, esa generación de mujeres intelectuales que consiguió el voto femenino, que jugó un importante papel en la vida cultural e intelectual, y abrió las puertas de la universidad a otras muchas mujeres. "Era toda esta época maravillosa que se resume en lo que dice Cati: 'Ahora nos toca a nosotras', relata la escritora y abogada madrileña.

"La historia de Victorina Durán me fascinó y ella también formó parte del Teatro del Pueblo, la sección teatral de las Misiones Pedagógicas. Pero en ese aspecto, además, recojo un poco de mi propia historia personal, que es mi amor por el teatro", explica López Barrios que vivió en el madrileño Barrio de las Letras hasta los 27 años. "Me crie entre el teatro Español y el teatro de la Comedia, en la plaza Matute, en la calle del Prado... Ahí es donde también crece mi personaje".

Unas misiones de ida y vuelta

Tras conocer a Manuel Bartolomé Cossío, Cati, una joven de familia acomodada y educada en un ambiente liberal, tendrá muy claro que ella formará parte de esas Misiones Pedagógicas y participa en una expedición que viaja a un pueblo recóndito. Allí conoce otra forma de vida, sufre las deudas de odio que sobreviven a generaciones en las zonas rurales y y se enamora.

En realidad, las misiones tenían un "espíritu de ida y vuelta", explica la autora. Por un lado, se trataba de que la gente de la ciudad "les enseñase la importancia del ocio del que ellos disfrutaban y la importancia de nutrir el espíritu". Pero por otro lado, Cossío, que había viajado en su juventud por muchos pueblos de España, también quería descubrir a la gente de la ciudad "el folclore y las tradiciones que había en los pueblos, sus grandes tesoros".

Espacio Eco
Un proyecto de Espacio Eco

"Con esta novela he descubierto la historia de las misiones y me he acercado a personajes fascinantes. Me parece una historia muy bonita que he abordado con una cierta madurez como escritora", confiesa López Barrios.  "Que vaya unido al premio Azorín ha sido como cerrar el círculo y hacer más especial la salida de esta novela. Creo que llega en un momento muy especial porque hacía tiempo, cuatro años y pico, desde mi anterior libro, y además con esta historia". 

MOSTRAR BIOGRAFíA

Mila Fernández es redactora de LIFE en 'El HuffPost' y editora de branded content.