Asocian dormir por la noche con las ventanas abiertas a mayor riesgo cardiovascular

Asocian dormir por la noche con las ventanas abiertas a mayor riesgo cardiovascular

También se han relacionado con la contaminación ambiental.

Persona durmiendo de noche con las ventanas abiertas.Getty Images

Dormir con la ventanas abiertas podría no ser bueno para la salud y aumentar el riesgo de accidente cardiovascular. Así lo establece un estudio publicado en la revista Stroke con 28.300 voluntarios de la ciudad de Ningbo en China, con una edad promedio de 62 años de las cuales el 60% eran mujeres y no tenían antecedentes de enfermedad cerebrovascular.

"El estudio demuestra que la sobreexposición a la luz nocturna y artificial puede ser un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular", señala el Dr. Jain-Bing Wang, experto en salud pública e investigador del estudio, por lo que, según indica, se aconseja que "las personas que viven en entornos urbanos que reduzcan esta exposición".

La investigación registró los accidentes cerebrovasculares y otras enfermedades de la muestra durante cinco años. Se detectaron 1.278 casos, de los cuales 900 estaban relacionados con accidentes cerebrovasculares. Esto se sumó a una visión satélite de dónde vivían cada uno de los participanters.

"La exposición a luz artificial brillante durante la noche podría afectar el ritmo circadiano del cuerpo al suprimir la secreción de melatonina. Esto, a su vez, podría provocar cambios en los marcadores biológicos, como un aumento de los niveles de triglicéridos, presión arterial y glucosa en sangre, que son factores de riesgo cardiovascular", ha indicado el investigador.

También se establecieron relaciones de este riesgo de accidente cerebrovascular con la contaminación de aire. Se estableció que las personas que residían localidades con mayor cantidad de PM10 (un compuesto liberado por los tubos de escape) tenían hasta un 50% más de riesgo de enfermedad cardiovascular, que los que tenían niveles más bajos.

En el mismo sentido, donde se encontraban más partículas PM2,5 (una sustancia más pequeña emitida por los vehículos) tenían un riesgo un 41% mayor de esta dolencia y aquellos expuestos al óxido de nitrógeno tenían un 31% más de posibilidades.

La fuerza de nuestro futbol
Un proyecto de Santander

Para el especialista, además de los hábitos individuales como el tabaquismo o alimentación saludable, se deben combatir los factores ambientales.