Cinco alimentos chatarra que destrozan la memoria

Cinco alimentos chatarra que destrozan la memoria

Somos el segundo país mediterráneo que más alimentos ultraprocesados consume, detrás de Malta.

Una pizza en el horno, en una imagen de archivoAnadolu via Getty Images

Cuando pensamos en la alimentación de los españoles, siempre tendemos a pensar que somos de los países del mundo que mejor comemos, básicamente, por la riqueza y variedad de vegetales, carnes y pescados que tenemos en la dieta mediterránea. La tesis, así, en general, quizás pueda ser verdad, pero a falta de evidencias científicas sobre esto en concreto, sí conviene que mencionamos una que nos advierte sobre algunos de los alimentos que más solemos consumir en España.

Se trata de una investigación publicada en la revista científica Neurology. En las conclusiones, afirma que las personas que consumen más alimentos ultraprocesados, como refrescos, patatas fritas y galletas, “pueden tener un mayor riesgo de tener problemas de memoria y pensamiento y de sufrir un ictus que aquellos que comen menos alimentos procesados”.

Pero, yendo al tema de nuestro país, resulta que este estudio ha determinado que en España consumimos mucho algunos de los alimentos que más afectan a la memoria y favorecen precisamente a la aparición de los ictus. Según la investigación, estos alimentos llegan a ocupar el 20,3% de nuestra dieta, lo que nos convierte en el segundo país mediterráneo que los consume, detrás de Malta.

Es verdad que el estudio analiza los países de nuestro entorno, pero nos recuerda que no debemos relajarnos en el tema de la relación entre lo que comemos, cómo lo comemos (frito, precocinado…) y lo que ello repercute en nuestra salud y en nuestro envejecimiento. El autor principal de este estudio científico, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, Boston, W. Taylor Kimberly, ha hecho una declaraciones insistiendo en ello: “Es importante reconocer que esos alimentos son fáciles de comer, tienden a tener una vida útil más larga en la despensa y están diseñados para atraer nuestro sentido del gusto”.

El estudio recuerda que los alimentos que aumentan el riesgo de deterioro cognitivo y accidente cerebrovascular son los ultraprocesados, como las recurrentes pizzas precocinada o los nuggets, patatas fritas, refrescos o yogures de sabores.

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

Además, en el estudio también han examinado los alimentos “mínimamente procesados”, como el yogur sin azúcar o las verduras y pescados cortados y congelados. Los autores concluyen que en "la ingesta relativa de alimentos ultraprocesados elevó en los casos estudiados el riesgo de deterioro cognitivo un 16%, y de ictus, en un 8%", Sin embargo, el riesgo disminuía en las personas que ingerían más alimentos no procesados o mínimamente procesados.