Una técnica en nutrición resuelve la duda sobre si el café descafeinado es malo para el colesterol

Una técnica en nutrición resuelve la duda sobre si el café descafeinado es malo para el colesterol

Ana Luzón aclara todas las dudas.

Dos tazas de café.Getty Images

Lo primero que habría que tener claro, es que, aunque la dieta influye en los niveles de colesterol, lo hace en menor medida de lo que se cree, porque importa más el colesterol que sintetiza el hígado. “Dicho esto”, señala la técnica en nutrición y dietética Ana Luzón, “aun cuando ningún alimento de origen vegetal aporta colesterol, sí se ha visto que el café contiene unos aceites (los diterpenos) que afectan la síntesis del colesterol, pudiendo aumentar ligeramente las partículas de LDL”.

Luzón recuerda que, no obstante, en un estudio publicado en 2023 en la revista Nature, donde se analizaba este efecto del café sobre dichas partículas, “se sugiere que el café contiene otras sustancias que contrarrestan sus efectos entre sí convirtiéndolo en “neutral”. Es decir, que no es perjudicial”.

Este es un buen ejemplo para poner sobre la mesa este tipo de razonamientos que a veces se hacen con respecto a la nutrición. La técnica en nutrición dice que, “de forma equivocada, se relaciona sólo un nutriente de los que contiene un alimento para considerar como bueno o malo su consumo. Esto es un error y es lo que llamamos nutricionismo”, explica Luzón. Es decir, como sinónimo de “reduccionismo” a la hora de analizar algún aspecto de la nutrición.

Centrándonos en el caso del café, éste contiene, además, cientos de compuestos bioactivos, entre ellos, una cantidad respetable de vitaminas, minerales y especialmente, polifenoles, destaca la técnica en dietética. “Así, cuanto más se ha investigado el efecto del café sobre nuestra salud, más beneficios se han observado. Su consumo cuenta con un buen respaldo científico, por ejemplo, en la reducción del riesgo de muchos tipos de cáncer, de la probabilidad de desarrollar diabetes tipo II, de prevenir enfermedades hepáticas, relacionados incluso con menor mortalidad por cualquier causa”.

Pero, ¿qué cambia cuando el café es descafeinado? “Hay que tener en cuenta que carece del excitante de la cafeína, pero sí conserva muchas de las otras propiedades del café”, responde Ana Luzón. “El descafeinado sigue teniendo muchos antioxidantes y beneficios propios del café normal, aunque no tenga cafeína”.

La fuerza de nuestro futbol
Un proyecto de Santander

Y, finalmente, frente a esta mencionada mala tendencia en caer en el “nutricionismo”, Ana Luzón, recuerda a todos una de sus máximas: “No pensemos que un alimento puede ser el Santo Grial. Es el conjunto de nuestra la dieta y de nuestro estilo de vida lo que va a ser más determinante si queremos tener una buena salud”.