El pueblo de cuento de Cádiz de casitas blancas y calles empedradas oculto en un castillo islámico

El pueblo de cuento de Cádiz de casitas blancas y calles empedradas oculto en un castillo islámico

Durante su paso por ella, los musulmanes lo denominaron Al-Qasr.

Castellar de la Frontera, EspañaGetty Images

Hasta el siglo XI no consta la existencia de población en esta misma región. Durante su paso por ella, los musulmanes la denominaron Al-Qasr. Con el tiempo su dominio se lo fueron alternando con los cristianos, dado que se trataba de una zona fronteriza. Es de ese momento del que datan las murallas que lo rodean y del que nace su actual nombre: Castellar de la Frontera

Actualmente, el municipio gaditano está conformado por dos partes: Castellar Nuevo y Castellar Viejo. Este último resulta un punto de interés turístico, dado que el casco urbano del mismo se sitúa en el interior del castillo. 

Esta construcción, de estilo nazarí, fue declarado Monumento Histórico-Artí­stico en el 1963, según recoge el portal oficial de turismo en Andalucía. 

La infraestructura se encuentra, aunque reformada, en buen estado y llama la atención, tal y como señala el portal de turismo en Cádiz, porque es uno de los pocos ejemplos que se dan de un núcleo urbano habitado acogido por las murallas de una fortaleza. 

Motivado por su origen y marcado por la limpieza y la sinuosidad de sus calles, este pueblo guarda todavía un claro carácter medieval. Estas, además, dejan una postal en la que el color blanco de sus casas destaca entre el de la roca en el que está construida la fortificación. 

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

Asimismo, hay multitud de puntos que pueden resultar de interés turístico. Uno de ellos es el propio castillo, pero también se encuentra la Plaza de Armas, la iglesia del Salvador, el balcón de los Amorosos o el aljibe medieval, entre otros.