Elogio de la ceguera

Elogio de la ceguera

Pongan en los informativos de esta noche los resultados de las elecciones vascas sin indicar a qué partido corresponde cada cifra. Luego discútase sobre los posibles pactos electorales. Por último, desvélense las siglas que hay tras cada color.

Los siete candidatos, en la previa del debate de EiTBEFE / Miguel Toña

Es mi broma favorita, y de verdad que se la recomiendo a todos ustedes si desean desternillarse un buen rato. Como supongo que le ocurre a todo el mundo, yo tengo amigos muy queridos a lo largo y ancho del proceloso espectro político. Al norte, al sur, al este y al oeste, y no estoy hablando de geografía. Y también, de vez en cuando, por pura casualidad, me entero antes que ellos de alguna noticia importante que deja mal al partido político con el que simpatizan. Calculo que quizá aún no la sepan porque acaba de aparecer, porque están trabajando, qué sé yo. Así que les llamo por teléfono para contársela ¡cambiando al protagonista de la noticia por alguien del partido político rival! Lo hice esta semana con lo de Pello Otxandiano negándose a llamar “grupo terrorista” a ETA.

- Ramón, ¿te enteraste de lo del candidato del PP del País Vasco?

- ¿El qué?

- Coño, ¿no lo sabes? En una entrevista. En la SER. Que le preguntaron si el régimen de Franco podía considerarse una dictadura… ¿De verdad no lo sabes?

- ¿Y qué dijo el tío ése?

- Bueno, que había sido un ciclo, una larga etapa, que no es el problema principal que tenemos ahora decir si fue una dictadura o no…

- Qué asco de gente, de verdad.

- … que quizá fue un régimen algo autoritario, pero de ahí a decir que fue una dictadura…

- ¡Si te lo digo siempre, hostia! ¡Que son franquistas! ¡Franquistas puros y duros!

Es entonces cuando oye que ya no puedo contener la risa.

- ¿De qué te ríes?

- De que te lo he contado al revés. No fue el candidato del PP sobre Franco, fue el candidato de Bildu sobre ETA.

- …

- ¿Ramón?

- Bueno, a ver, que yo no defiendo al de Bildu… pero ya está bien de sacar el tema de ETA, ¿no?

Lo más sorprendente es que mis amigos pican una y otra vez a pesar de que les he gastado ya mil veces la misma broma, —como supongo que picaría yo, que, desde luego, no estoy flotando en un espacio inmaculado de imparcialidad—. Es por eso que propongo una nueva regla periodística, según la cual la identidad del protagonista de una noticia política deberá quedar embargada hasta que se haya publicado, al menos, la primera ola de opiniones de comentaristas, tertulianos y amigos míos. No necesariamente por ese orden. A continuación, ya se podrá desvelar el partido político al que pertenece el juez prevaricador, el cónyuge que practicó nepotismo, el responsable de una ley delirante. Hasta entonces todas las valoraciones y reflexiones deberán hacerse a ciegas. Imagínense las mesas de debate político.

La fuerza de nuestro futbol
Un proyecto de Santander

“Se investigan las comisiones en la venta de mascarillas que cobró el cónyuge de un presidente nacional o autonómico”, “Una ley promulgada a nivel estatal o local por algún partido deja en la calle a cientos de pederastas y violadores”, “Un importante político autonómico o nacional firma un pacto de gobierno con un partido tras jurar que jamás lo haría”, “Se reavivan treinta años después las imágenes de una figura política junto a un narcotraficante”. Y hala, juzguen estas noticias sin saber quiénes las protagonizan. Pongan en los informativos de esta noche los resultados de las elecciones vascas sin indicar a qué partido corresponde cada cifra. Luego discútase sobre los posibles pactos electorales. Por último, desvélense las siglas que hay tras cada color y rompamos todos a reír.

MOSTRAR BIOGRAFíA

Licenciado en Filosofía y doctor en Psicología. Es profesor titular de Psicología Clínica de la Universidad de Oviedo desde antes de que nacieran sus alumnos actuales, lo que le causa mucho desasosiego. Durante las últimas décadas ha publicado varias docenas de artículos científicos en revistas nacionales e internacionales sobre psicología, siendo sus temas más trabajados la conformación del yo en la ciudad actual y la dinámica de las emociones desde una perspectiva contextualista. Bajo la firma de Antonio Rico, ha publicado varios miles de columnas de crítica sobre televisión, cine, música y cosas así en los periódicos del grupo Prensa Ibérica, en publicaciones de 'El Terrat' y en la revista 'Mongolia'.