Investigación espacial paga 18.000 euros a voluntarios por quedarse dos meses en la cama

Investigación espacial paga 18.000 euros a voluntarios por quedarse dos meses en la cama

El objetivo es estudiar el comportamiento del cuerpo humano para aplicarlo a los astronautas.

Mujer estirándose después de despertarse.Getty Images/iStockphoto

El Centro Aeroespacial Alemán busca voluntarios para participar en un estudio en la ciudad de Colonia. El objetivo es analizar con detalle cómo reacciona el cuerpo humano a 60 días de reposo absoluto en cama. Y la recompensa es de 18.000 euros.

Como indica Tagesspiegel, los voluntarios tienen que tener entre 24 y 55 años, medir entre 1,53 y 1,90 metros, y tener un IMC de entre 18 y 30. El resto de requisitos son estar sanos, no fumar y hablar perfectamente alemán.

La condición es que no pueden levantarse de de la cama en dos meses. Pero el truco está en que las camas estarán inclinadas seis grados para que las cabezas estén más bajas que los pies: "Con esta inclinación, los fluidos del cuerpo se desplazan casi de la misma manera que lo hacen los astronautas en el espacio", afirmó Edwin Mulder, líder del estudio.

Los investigadores tienen como propósito crear nuevos métodos para tratar de evitar las consecuencias que provoca la ingravidez, tales como como mareos o trastornos de coordinación. Así que los voluntarios se convertirán en "astronautas terrestres" y tendrán que simular un viaje en ingravidez durante dos meses, como si estuvieran en el interior de un cohete hacia otro cuerpo celeste.

"La presión en la cabeza aumenta, la inactividad física provoca que los músculos y los huesos se descompongan, el sentido del equilibrio se confunde y el sistema cardiovascular cambia". Y todos estos cambios físicos en el cuerpo humano pueden suponer un problema grave al bajar de la nave, lo que puede "poner en peligro una misión".

Espacio Eco
Un proyecto de Ecoembes

Pero el estudio que se va a poner en marcha va más allá: los investigadores quieren presionar los pies de los voluntarios contra una taba con correas para que el cuerpo tenga la sensación de estar de pie. Otro grupo de voluntarios hará entrenamientos de fuerza y resistencia, y el tercero estimulará sus músculos mediante impulsos eléctricos.