El mito de los 2 litros: cómo saber realmente cuánta cantidad de agua beber cada día

El mito de los 2 litros: cómo saber realmente cuánta cantidad de agua beber cada día

“No es necesario obsesionarnos con cumplir con esta cantidad exacta”: Ana Luzón, experta en nutrición, desmonta esta creencia.

  Mujer bebiendo agua embotelladaGetty Images

El agua es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo y su consumo diario es la principal recomendación de los expertos para mantener la salud. Sin embargo, acerca del agua hay numerosas falsas creencias y mitos. El más conocido quizá sea el de que hay que beber 2 litros de agua, lo que son aproximadamente unos ocho vasos al día. Pero no existe evidencia científica de que esta sea la cantidad correcta que tenemos que consumir. Entonces, ¿cuánta agua debemos tomar?

A esta pregunta, Ana Luzón, técnica en nutrición, señala que el consumo de agua “dependerá de diversos factores como: la temperatura y humedad; actividad; tasa de sudoración individual; sexo o estado de alimentación, entre otros. Con respecto a este último factor, debemos considerar que, por ejemplo, la ingesta de verduras y frutas cuyo contenido en agua es elevado, también va a contribuir de manera significativa a nuestra hidratación”.

Para corroborar sus palabras, Luzón hace mención a un artículo científico que el doctor Heninz Valtin, profesor emérito de fisiología y neurobiología en la Dartmouth Medical School, publicó en 2002 titulado Drink at least eight glasses of water a day.” Really? Is there scientific evidence for ‘8 x 8’?, es decir “Beber como mínimo ocho vasos de agua al día. ¿De verdad? ¿Existen evidencias científicas que justifiquen el ‘8 x 8’?”. Según se explica en dicho artículo, la recomendación “8 x 8” hace alusión a que cada uno de los 8 vasos debería tener, en teoría, 8 onzas de agua, es decir unos 200 ml de agua (que es lo que cabe, aproximadamente, en uno de nuestros típicos vasos de agua).

Su conclusión fue que, en adultos sanos que viven en climas temperados (es nuestro caso), no existen pruebas científicas que justifiquen que sea preciso beber ‘como mínimo ocho vasos de agua al día’. Aún con todo, la experta recalca que dentro de esta recomendación “existen algunas excepciones en las que si es necesario hidratarse más de lo necesario, como es el caso de ciertas enfermedades, el ejercicio extenuante o la exposición a temperaturas ambientales muy altas, pero la literatura científica al respecto pone en relieve que es probable que estemos tomando más agua de la que necesitamos”.

Otra excepción a la que se refiere Luzón es la edad. Esto se debe a que “con la edad puede deteriorarse el mecanismo de la sed, aunque este deterioro está relacionado con enfermedades, no con la edad en sí misma”. Es entonces cuando Luzón sí recomienda hacer una ingesta de agua forzada, es decir, a pesar de no tener sed.

“La mejor manera de saber que se tiene una buena hidratación es el color de la orina” comenta la experta. “El color normal de la orina puede variar, pero generalmente se considera amarillo claro o amarillo pálido. Aunque este test puede verse alterado si estamos tomando algún suplemento o vitamina” explica Luzón.

La fuerza de nuestro futbol
Un proyecto de Santander

Dicho todo esto, Luzón concluye diciendo que “lo primordial es beber en función de la sed que tengamos, si bien es cierto que vivimos tan desconectados de nosotros mismos que muchas veces confundimos el hambre con la sed. Por lo que, cuando crean que sienten hambre paren y piensen si de verdad es hambre y ante la duda beban un vaso de agua y observen lo que ocurre”.