La RAE revela el auténtico plural de una de las palabras más comunes del mundo del cine

La RAE revela el auténtico plural de una de las palabras más comunes del mundo del cine

El término ‘avance’ es la alternativa recomendada por la RAE para referirse a los extractos publicitarios de películas.

Libros antiguosPedro Salaverria / Getty

La lengua española es rica y dinámica, capaz de adaptarse a los cambios culturales y tecnológicos. Un ejemplo de esta adaptabilidad es la incorporación del término ‘tráiler’, préstamo del inglés, que ha encontrado su lugar en el español contemporáneo. Aunque originalmente se refiere a un vehículo de grandes dimensiones acoplado a un camión, su uso se ha extendido para describir los avances promocionales de películas.

La Real Academia Española, guardiana del idioma, ofrece directrices claras sobre cómo debe escribirse y pluralizarse esta palabra. Según la RAE, ‘tráiler’ debe llevar tilde, al ser una palabra llana que termina en consonante distinta de -n o -s. Esto nos lleva a la forma correcta de su plural: ‘tráileres’, siguiendo las reglas generales de pluralización del español.

El término ‘avance’ es la alternativa recomendada por la RAE para referirse a los extractos publicitarios de películas. Sin embargo, ‘tráiler’ ha ganado popularidad y se ha arraigado en el uso cotidiano, demostrando la capacidad del español para integrar y adaptar palabras de otros idiomas.

La pluralización de ‘tráiler’ en ‘tráileres’ es un claro ejemplo de cómo el español mantiene su coherencia gramatical incluso al adoptar términos extranjeros. Este proceso de adaptación lingüística no solo enriquece el idioma, sino que también refleja la influencia mutua entre culturas y lenguas en un mundo cada vez más globalizado.

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

La discusión sobre la correcta escritura y pluralización de ‘tráiler’ no es meramente académica; tiene implicaciones prácticas en la educación, la comunicación y la preservación del idioma. Al seguir las recomendaciones de la RAE, los hablantes de español aseguran la claridad y la precisión en la comunicación, al tiempo que contribuyen a la evolución ordenada del idioma.