Qué es un terremoto y cómo se llaman sus "hermanos" en Marte

Qué es un terremoto y cómo se llaman sus "hermanos" en Marte

La litosfera terrestre, compuesta por la corteza y la parte superior del manto, es la capa donde ocurren estos movimientos tectónicos.

Los equipos de rescate se afanan en el rescate de las personas afectadas por el terremoto en la ciudad de Hualien.Annabelle Chih / Getty Images

Los terremotos, esos fenómenos que sacuden nuestro planeta, son el resultado de una compleja danza tectónica. Bajo la superficie terrestre, las placas tectónicas, enormes bloques de la corteza, se deslizan y chocan, acumulando tensiones que eventualmente se liberan en forma de temblores. Estos movimientos pueden generar grietas conocidas como fallas, y es aquí donde se origina la actividad sísmica.

El punto de inicio de un terremoto, el epicentro, es a menudo el lugar de mayor intensidad sísmica. Las ondas que emanan de este punto se propagan a través de la Tierra, causando vibraciones que pueden sentirse a grandes distancias. Los sismógrafos, instrumentos diseñados para detectar y registrar estas ondas, son fundamentales para entender la magnitud y el alcance de estos eventos.

Pero la Tierra no es el único cuerpo celeste que experimenta temblores. La sonda InSight de la NASA ha llevado un sismógrafo a Marte para estudiar los ‘martemotos’, vibraciones que podrían revelar información valiosa sobre la composición del planeta rojo. Al igual que en la Tierra, diferentes materiales vibran de manera distinta, y analizar estas vibraciones marcianas podría ayudarnos a comprender mejor la estructura interna de Marte.

La litosfera terrestre, compuesta por la corteza y la parte superior del manto, es la capa donde ocurren estos movimientos tectónicos. A diferencia de una cáscara de huevo, la litosfera está dividida en placas que se mueven sobre una capa viscosa del manto. Este movimiento constante es lo que eventualmente lleva a la liberación de energía en forma de terremotos.

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

Los terremotos son solo una parte de la actividad sísmica que se produce en nuestro sistema solar. Con cada nuevo descubrimiento, ya sea en la Tierra o en Marte, ampliamos nuestro conocimiento sobre la formación y evolución de los planetas. Los ‘martemotos’ y los terremotos son ventanas a mundos subterráneos que aún tienen muchos secretos por revelar.