INTERNACIONAL
15/10/2012 15:35 CEST | Actualizado 15/10/2012 16:39 CEST

Inglaterra y Escocia acuerdan celebrar en 2014 un referéndum sobre la independencia escocesa

El primer ministro británico, David Cameron, y el ministro principal escocés, Alex Salmond, han firmado este lunes el acuerdo para la celebración, en 2014, del referéndum sobre la independencia de Escocia.

En la consulta, que será vinculante, se preguntará a los votantes si desean que Escocia permanezca en Reino Unido, a la que pertenece conjuntamente con Inglaterra desde hace 305 años.

Además, las dos partes han acordado ampliar la edad de voto y hacerla a partir de los 16 años, dos años por debajo de la edad legal para votar en todo el territorio británico.

Cameron se opone a la ruptura de la Unión, por considerar que el país sería más fuerte si permaneciese unido. Los sondeos de opinión otorgan únicamente entre un 30% y un 40% a los partidarios de la independencia.

Escocia e Inglaterra comparten dinastía desde 1603 y contaron con un solo Parlamento, con sede en Londres, desde 1707. En 1999 fue constituido el primer Parlamento escocés en casi 300 años, tras su aprobación en referéndum.

El texto del acuerdo dice lo siguiente:

El Gobierno de Reino Unido y el Gobierno de Escocia acuerdan trabajar juntos para asegurar que el referéndum sobre la independencia de Escocia pueda tener lugar.

Los gobiernos han acordado que el referéndum debe:

- Tener una base legal clara.

- Estar legislado por el Parlamento escocés.

- Llevarse a cabo con el fin de obtener la confianza de los parlamentos, los gobiernos y los pueblos.

- Y ser una prueba justa y decisiva de la expresión de las opiniones del pueblo escocés con un resultado que todos han de respetar.

Los gobiernos han acordado promover un Decreto del Consejo en virtud del artículo 30 de la Ley de Escocia de 1998 para que los parlamentos de Reino Unido y Escocia permitan un referéndum de una única pregunta sobre la independencia de Escocia antes del final de 2014. El Decreto pondrá fuera de toda duda que el Parlamento escocés puede legislar sobre dicho referéndum.

Será el Gobierno escocés quien promueva una legislación en el Parlamento escocés para el referéndum de independencia. El referéndum debe cumplir con las más altas normas de equidad, transparencia y de propiedad, recurriendo a la consulta y el asesoramiento de expertos independientes. La legislación del referéndum debe establecer:

- La fecha del referéndum

- El sufragio

- El texto de la pregunta

- Las normas de la financiación de las campañas

- Y otra normas para conducir el referéndum