Estos son los requisitos y lo que cuesta montar un estanco en España

Estos son los requisitos y lo que cuesta montar un estanco en España

El organismo que regula las licencias es el Comisionado para el Mercado de Tabacos, que depende directamente del Ministerio de Hacienda.

Un estanco en Sevilla.María José López / Europa Press

El negocio de los estancos es uno de los más antiguos y tradicionales en el sector del tabaco. Desde la creación de estos locales en España en el año 1634, la red de expendedurías de tabaco y timbre han aumentado considerablemente para satisfacer a todos los clientes.

El tabaco factura alrededor de 1.440 millones anuales y genera más de 43.000 empleos de forma directa e indirecta. Además, es el quinto sector que más aporta en impuestos, con más de 9.000 millones en los últimos años, según ha publicado Marca. Pero si se está pendando en abrir un estanco, es necesario tener en cuenta los requisistos y lo que cuesta poner en marcha este negocio.

El organismo que regula las licencias es el Comisionado para el Mercado de Tabacos, que depende directamente del Ministerio de Hacienda. Así, para obtener el derecho de un estanco, primero hay que entrar a una subasta pública, en el Boletín Oficial del Estado (BOE), algo que no ocurre en nuestro país desde el 2003. 

En España, sólo los particulares pueden acceder a ellas y deben cumplir los siquientes requisitos: disponer de un local en la zona convocada; no estar en quiebra, ni en suspensión de pagos ni tener deudas con la Administración; no haber sido condenado o en proceso por contrabando; residir cerca; no haber sido revocado previamente; no ser titular de otro estanco; y gestionar de forma directa el negocio.

Espacio Eco
Un proyecto de Ecoembes

Además, hay que tener en cuenta cuánto cuesta abrir un estanco en España. Antes de la apertura del negocio, se debe abonar una tasa que cuesta entre 100 y 200 euros, en función del tamaño de la población. A esto se suma un canon para explotar el estanco, que puede ser fijo o variable: el fijo va desde los 120 hasta los 240 euros, según la población; y el variable desde 0, si se factura menos de 12.000 euros durante el año, hasta los 9.000 euros, si la facturación es mayor de 450.000 euros.